Casa Natal de Goya

La Casa Natal de Goya constituye una interesante visita en la que profundizar no sólo en la obra sino también en la personalidad de Francisco de Goya y Lucientes, del que descubrimos, por la decoración de la misma, que prefería una decoración sobria y sin demasiado adorno para su día a día. Su casa se conserva de acuerdo a estos gustos.

La historia

Construida a principios del siglo XVIII, pertenecía a Miguel Lucientes, hermano de la madre del pintor, Gracia Lucientes, de ascendencia hidalga. La familia se encontraba en esta casa cuando nació Goya, en 1746, donde pasaría los seis primeros años de su vida mientras su padre, José Goya, trabajaba dorando el retablo mayor de la iglesia parroquial y hasta el regreso de la familia a Zaragoza.

La casa, que había quedado en el olvido, fue reconocida por Ignacio Zuloaga en 1913 y un grupo de artistas zaragozanos. Fue adquirida entonces esta casa y la anexa por la sobrina-nieta del pintor, Benita Aznar y Lucientes y en el  centenario de la muerte del artista cobró verdadera importancia.

Durante la Guerra Civil, la casa fue parcialmente destruida y saqueada, siendo restaurada de nuevo en 1946. Tras varias restauraciones más, fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1942. Hoy en día, sigue conservando el aspecto rústico y popular que tuvo en su época.

Visitar la casa, no solo acercará a toda la familia a la vida del insigne pintor y grabador, sino que les ayudará a comprender mejor cómo vivían los labradores de la época.


La casa

Interiormente el edificio posee todos los atributos y cualidades propias de una casa de labradores. Consta de planta baja, con zaguán, cuadra y cocina. Unas sólidas escaleras de piedra conducen al piso superior, formado por la sala y dos alcobas. Por último encontramos el granero, a doble vertiente, bajo cubierta.

La casa se encuentra ambientada con muebles y enseres propios de la época, cuadros y documentación gráfica. La decoración se ciñe a lo estrictamente necesario pues, como el propio pintor escribía a su amigo Martín Zapater: “Para mi casa no necesito de muchos muebles, pues me parece que con una estampa de Nuestra Señora del Pilar, una mesa, cinco sillas, una sartén, una bota y un tiple y asador y candil, todo lo demás es superfluo”.

Una vez en Fuendetodos y a pocos números de la Casa Natal de Goya, se encuentra el Museo del Grabado, la Sala Zuloaga y el Taller de Antonio Saura. Para los tres primeros, la entrada es conjunta.

Iglesias, ermitas, algunas ruinas e incluso varias esculturas a Francisco de Goya hacen de la visita a la ciudad una escapada ideal en familia. Busca más información aquí.

Consulta más planes para familias.

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Casa Natal de Goya
c/ Zuloaga, 3, 50142 Fuendetodos, Zaragoza
Cómo llegar



Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Sábados, Domingos, Festivos: 11:00 - 14:00 y 16:00 - 19:00

Edad: De 0 a 12

Precio: De 2 € a 3 €