Barracas de piedra

En el municipio de Llutxent, Valencia, el viajero se tropezará con unas construcciones muy llamativas llamadas Barracas de piedra.

Estas pequeñas “casitas de piedra” son típicas de la ribera mediterránea y se usaban tanto en el campo para servir de cobijo a los pastores y agricultores, como para guardar herramientas, parte de la cosecha cuando amenazaba lluvia o sacos llenos de aceitunas. Los usos eran múltiples.

Las barracas de piedra se construían con los materiales que se daban en los campos de cultivo, las piedras para las paredes y las losas para la cubierta o tejado. Lo primero era preparar la base en un trozo de tierra firme, las paredes eran de piedra sin ningún tipo de “pegamento o cemento” que las unise, por eso se llama arquitectura en seco. Se intentaba intercalar las piedras de tal forma que fuesen quedando pocos huecos y los que quedaban se tapaban piedras más pequeñas. 

La puerta era el elemento principal de la construcción por lo que se enmarcaba con grandes piedras y una losa superior que unía los dos lados de la entrada y en la que se apoyaba parte del peso de la barraca. 

Debido al material y a la construcción artesanal de este tipo de refugios cada uno era y es único y poco uniforme, las paredes podía ser más anchas en una zona y más estrechas en otras y esto es lo que le da realmente el encanto a las barracas.

La mayoría de las chozas o barracas de piedra de la localidad son centenarias y suelen llevar el nombre de los dueños, la más famosa es la choza de piedra que se encuentra en el Flotar.

Si se visita El Surar o el entorno natural de la zona se pueden llegar a ver varias de estas construcciones de piedra tan particulares.

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llutxent
Carrer Sant Domènec, 18, 46838 Llutxent, Valencia
Cómo llegar


Edad: Todos los públicos

Precio: Gratis