‘Els nostres dinosaures’ en el Museu de les Ciències de Valencia

Viaja con tu familia a través de casi 200 millones de años para conocer especies impresionantes, tanto grandes como pequeñas, terrestres y acuáticas del Mesozoico, conocido como la era de los dinosaurios. Esta es la nueva propuesta del Museu de les Ciències que con la exposición “Els nostres dinosaures” os permitirá descubrir criaturas como el Morelladon beltrani, dinosaurio originario de Morella (Castellón) o réplicas de hasta 12 metros de longitud.

Recorreréis el Triásico, el Jurásico y el Cretácico, el movimiento de las masas continentales, conoceréis las especies marinas y terrestres que habitaron el planeta, las extinciones que se produjeron, las especies que poblaron la Comunitat Valenciana; en definitiva, los periodos en que los animales terrestres más grandes que nunca han caminado sobre la Tierra vivieron su tiempo esplendor.

Estructurada en dos zonas, una interior con diferentes salas dedicadas a la era Mesozoica, y otra exterior donde se exhiben réplicas de grandes dinosaurios, la exposición reúne, por primera vez en un mismo espacio, gran parte de los restos paleontológicos más importantes hallados en la Comunitat Valenciana. “Els nostres dinosaures” se complementa, además, con actividades y visitas guiadas.

Los más pequeños tienen la oportunidad de vivir la sensación que experimenta un paleontólogo ante el descubrimiento de un fósil. Gracias a un arenero que se encuentra en la zona exterior de la exposición, los niños pueden jugar a ser paleontólogos y buscar fósiles enterrados en la arena. Las réplicas de un cráneo, en dos partes, un fémur, huevos de dinosaurio y una falange, son algunas de las piezas que deberán encontrar. Esta zona lúdica y de ocio cuenta también con diversos materiales como libros, puzzles y dibujos para colorear, todos relacionados con los dinosaurios.

arenero

En los 2.200 metros cuadrados de superficie, “Els nostres dinosaures” cuenta con más de 600 piezas, un 90% de ellas son reales y el resto son réplicas y maquetas. Del total de piezas, el 41% son de la Comunitat Valenciana, y un 19% del resto del territorio español. También hay piezas que proceden de América, China, Marruecos, Polonia, Francia o Inglaterra, entre otros.

La muestra presenta en las salas dedicadas al Triásico, el Jurásico y el Cretácico fósiles reales, réplicas y maquetas, así como material audiovisual que ofrece una visión de cómo era el mundo hace millones de años, y que los expertos han reconstruido gracias también al valioso patrimonio de nuestro territorio: desde yacimientos de icnitas, hasta los notables restos de iguanodóntidos en la comarca de Els Ports, y otras especies autóctonas como restos de grandes saurópodos. Huevos de dinosaurios, huesos fósiles de estas increíbles criaturas, e insectos atrapados en el tiempo y protegidos por el ámbar, son solo algunos de los contenidos que ofrece la exposición.

En su zona exterior, la exposición reúne un conjunto de réplicas donde destaca la del reptil cretácico Thalassomedor, que significa “señor de los mares”, un plesiosaurio de 12 metros de longitud, un reptil marino que vivió en lo que hoy es Estados Unidos durante el Cretácico, que se alimentaba de peces y alcanzaría un peso entre los 1.500 y los 2.000 kilos.

Con la reproducción del Morelladon beltrani el público puede comprobar cómo este animal tenía una especie de joroba o vela debido a un alargamiento de la espina de las vértebras dorsales. Se trata de un nuevo dinosaurio herbívoro descrito, por primera vez, en Morella. Los restos localizados corresponden a un único individuo de 6 metros de longitud y 2,5 metros de ancho. En la zona interior de la exposición, el Moredallon beltrani cuenta con una sala especial donde se proyecta un vídeo mapping de carácter científico y divulgativo, sobre las características de este dinosaurio y del lugar del hallazgo.

Los restos se encontraron en 2013 en una cantera de arcilla para la realización de azulejos. Es una nueva especie emparentada con el popular Iguanodon, uno de los primeros dinosaurios que se descubrieron en el siglo XIX. Los restos del esqueleto no suponen más de una cuarta parte de los huesos que tendría el animal, pero han identificado claramente los rasgos diferenciados respecto a otros dinosaurios, lo que permite definirlo como una especie desconocida hasta ahora.

Una réplica de Deinonychus con 2,5 metros de largo y dos Pterodáctilos voladores que alcanzan los 3,5 metros – uno de ellos colgado del techo del Museu de les Ciències en pleno vuelo- completan esta zona dedicada a estos grandes animales.

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciudad de las Artes y las Ciencias
Avenida Autopista del Saler, 7, 46013 Valencia, Valencia
Cómo llegar




Edad: De 0 a 12

Precio: De 4.3 € a 8 €