De visita en el Museo-Casa Dulcinea del Toboso

Dulcinea del Toboso es el objeto de deseo de Don Quijote de la Mancha, la mujer de la que se enamora completamente nuestro hidalgo caballero y por la que realizará muchas de sus locuras.

Miguel de Cervantes se basó en la figura de Doña Ana Marínez Zarco de Morales para el personaje de Dulcinea del Toboso, esta mujer vivía en una típica casa manchega de labranza en El Toboso, Toledo,  el Estado la adquirió por estar ligada al mundialmente conocido libro de Don Quijote de la Mancha y creó entre sus muros el Museo-Casa Dulcinea del Toboso. ¿Te apetece conocer un poco más este lugar tan curioso?

El edificio ha sufrido una importante reforma pero sigue manteniendo la estructura original del siglo XVI conservando importantes estancias como el molino, la bodega, los corrales, el patio o el pozo. En la fachada aún podremos ver el escudo de armas de la ilustre familia Marínez Zarzo de Morales.

3186164-Casa_Museo_de_Dulcinea_El_Toboso_Spain_El_Toboso

Esta Casa-Museo es un interesante lugar para conocer un poco más como eran las casas típicas manchegas de la gente noble, los útiles cotidianos que usaban. Una divertida forma de acercarnos a nuestro pasado más reciente que seguro traerá muchos recuerdos a nuestros mayores y sorprenderá a los peques de la casa.

¿Qué objetos curiosos vamos a ver? las grandes tinajas de la bodega y una desgranadora de uvas, el molino donde se molía el trigo para obtener harina con la tolva, los aperos de las caballerizas, objetos especialmente creados para elaborar quesos artesanos, los utensilios de cobre de la cocina, las cestas típicas de la época y el mobiliario del siglo XVII que reflejó tan maravillosamente bien Miguel de Cervantes en Don Quijote de la Mancha. Uno de los utensilios que más llamará la atención a los niños es el brasero que se usaba para calentar la cama por la noche, se llenaba de ascuas de la lumbre y se pasaba por entre las sabanas para que estuvieran calentitas, y es que en esa época no había calefacción ni radiadores, ¡qué frio!

dormitorio-de-dulcinea-en-el-toboso-toledo

En el patio podremos ver un carro y una de las mayores prensas de aceite de Toledo con una viga que mide, nada más y nada menos, que 15 metros. ¡Qué grande!

La casa es rectangular con dos alturas aunque en la parte central podemos ver una tercera altura que le sale como si fuese un torreón y por lo que se la conoció durante mucho tiempo como la Casa de la Torrecilla.

Se entra a la casa por el Zaguán que da paso a las zonas del servicio como la cocina, la despensa, el corral y los patios. Una curiosidad es que si la familia era rica y tenían posibilidades el marido y la mujer tenían cada uno su propia habitación. Los roles en esta época estaban muy definidos, los hombres se dedicaban a la administración de la hacienda y los deberes que como hidalgos les correspondía y las mujeres se encargaban de las labores domésticas.

museo

¿Te vienes a dar un paseo por este museo tan particular que nos hará retroceder unos siglos?

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Museo-Casa Dulcinea del Toboso
c/ Don Quijote, 1, 45820 El Toboso, Toledo España
Cómo llegar



Martes, Miércoles, Jueves, Viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 19:30
Sábados: 10:00 - 14:00 y 16:00 - 18:30
Domingos: 10:00 - 14:00

Edad: De 2 a 12

Precio: Gratis