Paseo fluvial en Albarracín

Una de las excursiones más divertidas que podemos realizar en Albarracín es el paseo fluvial siguiendo el curso del río Guadalaviar.

El paseo fluvial es una ruta circular de unos 50 minutos de duración bastante sencilla pero con tramos en el trayecto donde nos toparemos con escaleras y sendas pedregosas, entre rocas, que hacen imposible el tránsito con un carrito de bebé o una silla de ruedas. Los peques pueden hacer la ruta sin problemas si están acostumbrados a dar paseos.

Es una senda muy bonita y muy enriquecedora siguiendo el curso del rio Guadalaviar.

Albarracin, paseo Fluvial

Comenzaremos la ruta en el barrio del Arrabal a unos ochenta metros de la oficina de turismo. Debemos ir siguiendo las flechas que indican “paseo fluvial”, en algunos tramos la senda puede llegar a perderse si no estamos atentos. En la mayoría de las zonas por donde pasaremos hay carteles con los nombres de los puentes o de las huertas más importantes. NO es necesario completar la ruta en su totalidad, al cruzar el puente colgante tenemos la primera salida al pueblo pero recomiendo no perderse el resto del camino porque es muy bonito.

Paseo fluvial

En este paseo tan especial podremos contemplar puentes de piedra o de madera colgantes, veremos antiguas huertas con sus norias que siguen funcionando con la fuerza del discurrir del agua, caminos escarpados entre rocas, bajaremos al nivel del agua por escaleras de madera y volveremos a subir, contemplaremos pequeños saltos de agua y lugares mágicos entre las rocas y los árboles donde descansar y tomar un refrigerio.

Uno de los momentos que más gustará a los peques será caminar por el puente colgante, totalmente seguro y moderno que tiembla cuando caminas por él. Muchos de los niños pensarán que están cruzando un puente de cuento.

Puente colgante

Si somos pacientes y estamos atentos podremos ver truchas en el río, ranas, renacuajos y muchísimas libélulas.

Una de las norias al lado de una pequeña huerta.

noria

Las pasarelas son bastante estrechas pero están muy bien aseguradas aún así es conveniente no perder de vista a los peques. Cuidado con los papás y mamás altos porque en la pasarela la roca está muy cercana y nos podemos dar cabezazos si no tenemos cuidado.

pasarela

Durante nuestro paseo contemplaremos desde otro plano diferente la ciudad, las murallas y contrafuertes, la torre de doña blanca, las casas…

Finalizamos la ruta en el Molino del Rey, seguir avanzando porque parece que se ha terminado el camino pero para dar la vuelta completa debemos cruzar por debajo de la casa.

Molino del Rey

En un lado del camino veremos una de las piedras del molino con la que nos podremos tomar una foto. Para volver al centro de Albarracín debemos subir por la calle de las huertas hasta el Museo Diocesano.

Piedra de molino

La ruta al estar al lado del río y en su mayor parte protegida del sol por los árboles la podemos realizar a cualquier hora del día. Importante llevar agua abundante (no encontraremos por el camino) y algo de comer si queremos hacer una pequeña parada en alguno de los claros que nos encontraremos.

Debemos ir con calzado cómodo y ropa adecuada, al estar zonas de la senda con malas hierbas podemos rozarnos las piernas, mejor pantalón largo. Protección solar y gorro si vamos en verano y en las horas centrales del día. También es recomendable llevar algún tipo de repelente de mosquitos aunque en nuestro caso no fue necesario.

Paseo fluvial

Si hacemos la ruta a última hora recordar que al lado del río la sensación térmica es menor.

¿Te apetece pasear oyendo el sonido del agua?

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Albarracín
c/ Medio 2, 44100 Albarracín, Teruel
Cómo llegar


Edad: De 0 a 12

Precio: Gratis