Un viaje en el tiempo de Roma al Islam

A los antiguos romanos de Hispalis, la Sevilla del Imperio, también les gustaba jugar por sus calles. Y no sólo a los niños. Los mayores ya disfrutaban entonces de los días de sol de la Sevilla antigua, la de Trajano y Adriano, la de brazos entrelazados con su vecina Itálica, compartiendo momentos de diversión con los juegos que grababan en losas del pavimento de las calles romanas. No muchos lo saben y es una de las cosas que más llama la atención a los niños… ¡y a los padres! que acuden a visitar el Antiquarium de Sevilla.

El Antiquarium, además, posee el encanto de no ser un museo convencional. De hecho, sus piezas, fragmentos de arquitecturas, esculturas, mosaicos, vasijas y otros objetos, se exhiben en el lugar en el que fueron halladas, a una profundidad de cinco metros y medio bajo el suelo. Precisamente, sus vestigios arqueológicos se encontraron fruto del azar allá por el año 1999, al realizarse en el anterior recinto del Mercado de la Encarnación, en pleno Casco Histórico de la capital hispalense, las excavaciones previas a la construcción del actual complejo comercial-cultural Metropol Parasol, conocido popularmente por los sevillanos como “Las Setas”, debido a su peculiar diseño arquitectónico, referente de las tendencias más vanguardistas y obra del alemán Jürgen Mayer. No es hasta 2011 cuando se abre al público esta interesante propuesta de musealización, que incluye además una sala para exposiciones temporales.

mosaicoantiquarium

Así, los restos arqueológicos se encuentran ubicados en un espacio diáfano de 4.879 metros cuadrados, con los restos de la ciudad romana a la cota -5,45 metros y una altura libre de 3,95 metros. Independientemente de estas medidas, Antiquarium, gestionado por el Ayuntamiento de Sevilla, está concebido para ser un contenedor en el cual se pierda la sensación de estar limitado espacialmente por muros de hormigón. De hecho, Antiquarium contempla una membrana de vidrio que envuelve todo el espacio, con capacidad de modificar nuestra percepción gracias a su cualidad cambiante, casi camaleónica, para variar sus propiedades: ser transparente o traslúcido, pasando por los grados intermedios; dejar ver o reflejar una imagen, dejar pasar la luz o reflejarla. Este efecto, junto con los muros colgantes (construidos con textiles metálicos) y las linternas de luz, tienen por fin reconstruir las sensaciones de los espacios en los que vivieron nuestros antepasados.

En sus casi 5.000 metros cuadrados, el Antiquarium reúne así en un atractivo circuito museístico bajo tierra la colección de restos arqueológicos “in situ” más amplios de la historia milenaria de la ciudad de Sevilla: muestran 1.200 años de su pasado, desde el Alto Imperio romano (siglo I d. C.), a la época musulmana, explicados con paneles de imágenes interactivos.

vitrinaantiquarium

Del período romano, encontramos, entre otros, vestigios de una factoría de salazones, el conjunto más antiguo de la muestra (siglo I d. C), que evidencia la cercanía que, por aquel entonces, tenía Sevilla con el mar. La primera ocupación de este espacio tuvo lugar pues hacia el año 40 d.C., como una ampliación hacia el norte de la ciudad romana Colonia Romula Hispalis, la Hispalis del Alto Imperio Romano.

Desde el principio, se trata de un área ordenada con nueva muralla, calles empedradas con cloacas y muchas industrias artesanales relacionadas con el puerto del actual río Guadalquivir, entonces río Betis. En él se pescaban especies como la sardina y el jurel, para fabricar Hallec, una pasta sabrosa y fuerte, precedente del paté de pescado. Otro conjunto excavado es un taller de fabricación de lucernas o lámparas con decoración de dioses, animales, jinetes… Aunque se recuperaron cientos de ellas, muchas fueron desechadas por defectuosas. También se encontraron fragmentos de máscaras de teatro. La mejor selección se muestra en vitrina.

ninfaantiquarium

Hay también restos de la Hispalis en el Alto y Bajo Imperio romano, entre los siglos II y III. Hacia fines del siglo I, en época de Trajano, la ciudad acusa una transformación y se abandonan los espacios artesanales de este emplazamiento, ocupándose en su mayoría sus parcelas por casas. De esta época, pues, se muestran varias casas (domus), casi completas y alguna completa, algunas pavimentadas con mosaicos y con patios de columnas de ladrillo que posteriormente darán paso a las de mármol, como la Casa de las Yedras, Casa de los Dameros, Casa de Baco, Casa del Océano o  Casa de la Ninfa , en la que sobresale el mosaico de Medusa (todo un referente mitológico  cuyo vídeo explicativo  cautiva a grandes y pequeños), y el de los Pájaros, entre otras.

Del pasado romano de la ciudad de los emperadores Trajano y Adriano, también se ofrece en el conjunto arquitectónico de Las Setas, en cuya zona subterránea se halla el Antiquarium de Sevilla, la posibilidad de disfrutar de un viaje virtual en el tiempo. De este modo, en la zona superior del Mirador Metropol Parasol, encontramos Past View,  cuyas recreaciones a través de un dispositivo audiovisual permiten recorrer a vista de pájaro la Sevilla romana del esplendor imperial. Past View también ofrece la posibilidad, en la zona del propio Antiquarium, de ver de forma virtual cómo era una de las casas romanas halladas en las excavaciones arqueológicas, la de un antiguo vendedor de lucernas.

Volviendo así al Antiquarium, otras edificaciones de este período imperial de la Sevilla romana que pueden verse en el conjunto arqueológico situado en pleno Centro Histórico de la capital hispalense son el Hospitium ( o sede de una asociación para reuniones y comidas) de los Delfines, con bellos mosaicos con motivos geométricos, animales y vegetales, y un curioso mosaico con bodegón de muslo de pollo, aceitunas y palillos, alusivo a la funcionalidad del edificio.

antiquarium2 p

Pero el Antiquarium también cuenta con restos arqueológicos de los siglos IV y V (Bajo Imperio romano y la Antigüedad Tardía), con la ciudad ya cristianizada y su paso a la dominación visigoda.

En estos años se produce una nueva transformación, construyéndose viviendas de mayor tamaña, como la Casa de Las Columnas, pero hay también otros elementos posteriores prueba del afianzamiento de la nueva fisonomía urbana, en la que los núcleos de población se organizan en torno a los espacios religiosos cristianos, como la gran casa de un poderoso comerciante asociado al tráfico fluvial de vinos litúrgicos, altares de mármol y otras mercancías orientales asociadas al mundo eclesiástico. La Casa de las Basas y la Casa del Sigma son claros exponentes.

platoislamicoantiquarium

De la Sevilla hispano-musulmana de Isbilya, entre los siglos XI y XIII, se exhiben asimismo vestigios almohades de la nueva ciudad, en la que predominan las sencillas casas unifamiliares de mampostería en calles de suelo terrizo. Entre estas viviendas está la Casa de la Noria, en la que se encontró un hermoso plato tipo califal, con decoración geométrica y vegetal  en vidriado verde y negro, del siglo X, en plena época del Califato Omeya.

Estas viviendas de la Sevilla musulmana fueron ocupadas con posterioridad por los conquistadores castellanos tras mediados del siglo XIII y las mantuvieron con la misma distribución hasta fines del siglo XV, cuando son demolidas para la construcción de los grandes palacios nobiliarios en los albores del Renacimiento, toda una época de esplendor de la Sevilla Puerto de Indias, centro neurálgico del comercio español con la recién descubierta América.

¡Así que ya sabéis, visitad el Antiquarium de Sevilla, seguro que no os dejará indiferentes!

 

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antiquarium
Plaza de la Encarnación, s/n (La Encarnación), 41003 Sevilla, Sevilla
Cómo llegar



Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Sábados: 10:00 - 20:00
Domingos, Festivos: 10:00 - 14:00

Edad: De 0 a 12

Precio: De 0 € a 2 €