La Giralda

Es el minarete de la antigua mezquita sobre la que se construyó la Catedral. En su día fue la torre más alta del mundo.

Hoy, despues de las tres añadiduras realizadas tras la reconquista, vemos la definitiva torre de 97,5 metros de altura, coronada por una desmesurada veleta de bronce, sobre la que se divisa una bella panorámica de la ciudad.

La torre tiene varios cuerpos: el musulmán, construido en 1184 por orden del emperador de Marruecos Abu Yacub Yusuf, para cuyos cimientos se emplearon piedras de monumentos romanos, algunas de las que podemos ver a ras del suelo en la esquina de la calle Placentines.

La ingeniería estuvo a cargo de Gever, quien en realidad hizo dos torres, una dentro de otra, y el hueco entre ambas ocupado por una rampa que sirve para el acceso hasta la terraza superior.

La Giralda no tiene escalera, sino una rampa que permitía al Sultán ascender a la torre montando a caballo. La decoración, de ladrillo, fue obra de Aben Baso y de su sobrino Alí de Gomara.

Se recomienda hacer esta visita junto con la de la Catedral de Sevilla.

 

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Giralda
Av. de la Constitución, 41004 Sevilla
Cómo llegar




Edad: De 3 a 12

Consultar tarifas
Precio: De 0 € a 8 €