¿A qué sabe Sevilla?

Cola de toro o montaditos, gazpacho, pavías o pescaíto fritoSevilla cuenta con una importante riqueza monumental e histórica única en el mundo, pero su patrimonio cultural abarca también un campo mucho más suculento, el de la gastronomía.

Pavías de merluza.

Y el patrimonio gastronómico de Sevilla nos ofrece la posibilidad de disfrutar de la ciudad de una forma diferente, con rutas para el deleite del paladar de pequeños y mayores, que nos brindan una buena oportunidad para recorrer la capital hispalense desde una nueva perspectiva o a las que acudir cuando, visitando el otro patrimonio monumental y paisajístico, queremos hacer un alto en el camino para comer en familia, degustando algunos de los platos típicos de la tierra.

Espinacas con garbanzos.

Con este fin, desde Turismo de Sevilla se apuesta por el proyecto Patrimonio Gastronómico de Sevilla, como forma de dar a conocer a todos los que visitan la ciudad de la Giralda aquellas tapas y establecimientos que forman parte de la cultura de esta ciudad, aquello que definitivamente “no deben perderse”. Una apuesta que va también dirigida a los propios sevillanos, que pueden descubrir en esta propuesta alguna que otra novedad.

Caracoles.

Tapas como la carrillada, el montadito de pringá, las espinacas con garbanzos, croquetas, cola de toro, ensaladilla, pescaíto frito, caracoles, pavías de bacalao, gazpacho, solomillo al whisky, tortilla de patatas o las papas aliñás.

Papas aliñás.

Son delicias gastronómicas de la tierra que, originadas o no en Sevilla, son de consumo habitual en la ciudad como platos de la cocina sevillana, andaluza o española que quienes visitan Sevilla no pueden dejar de probar cuando se encuentren en la capital sevillana, visitando la Catedral, el Archivo de Indias, Las Setas de la Encarnación u otros enclaves artísticos de la ciudad.

Ensaladilla.

Un patrimonio gastronómico que ofrece rutas por establecimientos emblemáticos de la cocina sevillana, que forman ya parte de la cultura e historia gastronómica de la ciudad, e incluso algunos de más reciente incorporación.

Abades Triana.

Y es que puedes saborear Sevilla, descubriendo las rutas gastronómicas por sus barrios. Así, en Triana, hay que pasar por Abades Triana, en la calle Betis, a la orillita del río.

antigua_abaceria_san_lorenzo

En el Centro, por el Barrio de San Lorenzo, al pie de la Basílica del Señor del Gran Poder, el Señor de Sevilla, se encuentra la Antigua Abacería de San Lorenzo.

Restaurante Oriza.

También en el Centro, pero en la zona del Real Alcázar, junto a sus jardines, está el Restaurante Egaña-Oriza, ubicado en una antigua mansión de 1926, y punto de referencia de la cocina vasca y andaluza, fusionadas con sabor del Sur.

Tortilla de patatas.

En la zona del Barrio de San Bernardo, El Bacalao Restaurante & Tapas está situado en plena zona empresarial de Sevilla.

La Cava de Europa.

En el entorno del Barrio de Santa Cruz, corazón del Casco Histórico de la ciudad junto a emblemas monumentales como la Giralda y la Catedral, un local para el paladar internacional es La Cava de Europa.

Montadito de pringá.

Pero en estas rutas gastronómicas no pueden faltar tampoco establecimientos, entre muchos otros, como la Bodeguita Romero, en la calle Harinas; el bar Las Columnas, en Mateos Gago; el bar Eslava y la Casa Ricardo (antigua Casa Ovidio) cerca de la Basílica del Gran Poder; el bar de Gastrosol, en Las Setas; La Trastienda, en la calle Águilas; la taberna Volapié, en la calle Génova; La Alicantina, en la Plaza del Salvador; Blanco Cerrillo, en José de Velilla; el Kiosko de las Flores, en el trianero Altozano, al pie del río Guadalquivir; Casa Diego, en Santa Cecilia, o Casa Manolo, en La Alfalfa.

Unas rutas gastronómicas que demuestran que Sevilla es una ciudad para comérsela…

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sevilla
Plaza de San Francisco Sevilla, Sevilla España
Cómo llegar


Edad: De 3 a 12

Precio: Gratis