Castillo de San Francisco

El Castillo de San Francisco, o del Rey, en Las Palmas de Gran Canaria es un bastión que formó parte de la muralla que protegía al núcleo urbano de la antigua ciudad.

Se construyó sobre la meseta del Risco de San Francisco y su forma triangular lo convierte en un castillo de lo más atípico. Fue erigido a petición del Cabildo de Gran Canaria en 1595 después de un cruento ataque de mano del pirata Drake en el mes de octubre, sin embargo fue una edificación que tardó muchísimo tiempo en terminarse y aún en 1625 seguía en obras. En el año 1898 se decretó una orden para demolerlo pero, afortunadamente, se salvó y se conserva en muy buen estado debido a que esa misma orden decretaba que debía mantenerse correctamente mientras no se construyese otra fortificación en la meseta. Su principal misión fue la defensiva pero a lo largo de los años ha tenido otros usos y hasta finales del siglo pasado se utilizó como prisión militar.

El 22 de abril de 1949 es declarado Monumento Histórico Artístico. Actualmente tan sólo puede contemplarse desde el exterior pero su visita merece la pena para conocer un poco más de cerca uno de las excusas fortificaciones con las que contaba la isla de Gran Canaria.

Después de conocer el Castillo merece la pena darse una vuelta por el entramado de callejuelas del barrio descubriendo alguno de sus bonitos rincones como las cruces del Vía Crucis que se levantaron en honor a los franciscano o la casa de Julián Torón o un laurel de indias de más de 70 años que se encuentra en el cruce de las cinco principales calles del barrio.

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Gran Canaria
Castillo de San Francisco, 35014 Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas
Cómo llegar


Edad: Todos los públicos

Precio: Gratis