En el mirador del Ventano del Diablo

Una parada obligatoria, si vamos a visitar la Ciudad Encantada de Cuenca, es el mirador del Ventano del Diablo. Una cueva natural desde la que se puede ver las hoces del río Júcar en todo su esplendor. ¿Quieres alucinar con sus vistas? ¿Te apuntas a esta excursión?

El Ventano del Diablo es un mirador casi a pie de carretera a unos 36 kilómetros de Cuenca, en la localidad de Villalba de la Sierra. Es una perforación en roca de unos 200 metros desde la que se puede observar el río y las paredes de piedra.

¿Pero a qué se debe este nombre tan curioso?, según cuenta la leyenda el Diablo organizaba en este lugar sus ejercicios de brujería y arrojaba al río a todo el que osaba asomarse por las ventanas del mirador.

Ventano_del_diablo_IV

Llegaremos en coche y un poco antes de la Ciudad Encantada veremos la indicación del mirador, hay una pequeña explanada donde dejar el vehículo y un sendero que nos lleva hasta el Ventano del Diablo. El sendero es de unos 100 metros aproximadamente pero lleno de piedras, tener cuidado de no resbalaros o tropezar. No está habilitado para sillas de ruedas ni carritos de bebés, si vamos con niños muy pequeños lo mejor es llevarlos en brazos (se llega muy pronto) o utilizar la mochila de porteo.

Desde las ventanas que ha creado la propia naturaleza en la roca podemos admirar el fondo de la hoz y el río Júcar, los colores que la naturaleza va poniendo al paisaje según la época del año (está especialmente bonito en otoño con los amarillos, rojos y marrones) y al fondo el pueblo abandonado del Salto de Villalba.

Una vez que lleguemos al mirador, aunque tiene unas barreras de protección, es aconsejable no perder de vista a los más pequeños y no dejar que se asomen en exceso al precipicio para evitar que se puedan caer.

6306_1246130702

Recomendamos llevar la cámara de fotos para poder realizar alguna instantánea preciosa, las vistas son espectaculares desde el mirador, y los prismáticos para poder ver con más detalle el río y el fondo de la hoz o incluso el pueblo abandonado.

La vista no dura mucho, unos 20 minutos y luego podemos poner rumbo a otro nuevo destino.

Si preferimos ir en autobús, porque vamos un grupo más grande o queremos disfrutar todos de la experiencia, desde Cuenca se organizan excursiones a la Ciudad Encantada que realizan parada en el Ventano del Diablo.

El pueblo de Villalba de la Sierra está del mirador a unos tres kilómetros aproximadamente, os recomendamos parar allí si queréis comer y degustar alguno de los platos típicos de la zona como las gachas, los caracoles o las judías con chorizo.

ventano-del-diablo-parque-natural-de-la-serrania-de-cuenca

Otra opción es después de pasar por el Ventano del Diablo acercarnos a la Ciudad Encantada y comer allí (en este caso tenéis que llevaros vosotros los bocatas).

Os recomendamos llevar calzado y ropa adecuada a la estación del año en la que nos encontremos sobre todo si después el mirador nuestra intención es ir a pasear por la Ciudad Encantada. ¡Recordar que está en plena naturaleza!

¿Te atreves a desafiar al diablo?

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ventano del Diablo
Dirección La Ciudad Encantada, 16140 Villalba de la Sierra, Cuenca España
Cómo llegar


Edad: De 0 a 12

Precio: Gratis