Descubrimos un paraíso natural en plena ciudad

Uno de los sitios más curiosos que se pueden visitar en Córdoba es el Monumento Natural de los Sotos de la Albolafia. Así dicho no parece nada curioso, pero lo especial de este singular paraje es que está dentro de la ciudad, en el tramo del río Guadalquivir desde el Puente Romano y el de San Rafael.

Su nombre proviene del antiguo molino harinero que se encuentra en esta zona, que debido a la prolongada ausencia de intervención humana, permitió que la sedimentación del río originara característicos sotos, islotes de limos y arenas, colonizados por vegetación y por una variada fauna.

SotosdelaAlborafia_juncos

Entre la variedad de animales que podemos ver en este espectacular humedal destacan las aves, habiendo sido detectadas, en su limitado espacio de poco más de 2 hectáreas, más de 120 especies distintas, la mayoría  de ellas pertenecientes a  especies protegidas que lo utilizan algunas como zona de invernada, otras estacionalmente o como descanso migratorio. Sobresalen las garcillas, garcetas y garzas, que forman una gran colonia y suelen estar siempre cerca del agua para alimentarse, además de la cigüeña blanca. Si nos acercamos al agua o vamos en barca, podremos ver ánades reales, frisos, gallinetas, fochas comunes y especies marinas como gaviotas, cormoranes y el colorido martín pescador, al que quizás veamos descendiendo en picado para atrapar algún despistado pececillo. Algunas de estas aves son verdaderas joyas de la fauna ibérica por estar en peligro de extinción, como el morito, que es una especie muy rara de ibis o el águila pescadora. Otras son simplemente simbólicas por su curiosidad o rareza, como el calamón o el martinete, garza nocturna poco frecuente en España.

Además de aves, también podemos encontrar barbos y carpas, anfibios y reptiles y pequeños mamíferos, sobre todo algunas especies de roedores.

SotosdelaAlborafia_garzas

La densa vegetación, que en ocasiones impide ver tierra firme y que, en la época de floración, es sencillamente espectacular, contribuye a esta riqueza natural. Eneas, juncos y carrizos; lirios amarillos y menta de agua que crecen bajo los álamos y sauces; tarajes y floridas adelfas de color rosa intenso o eucaliptos que sirven de refugio a gaviotas y cormoranes…

Algunas empresas de turismo activo y de naturaleza, realizan visitas guiadas  a precios bastante asequibles. La Junta de Andalucía en sus programas de visitas, también realiza jornadas de puertas abiertas y actividades para la difusión y el conocimiento de los espacios naturales. Tanto si vamos por nuestra cuenta como si lo hacemos con una visita guiada, debemos ir equipados con ropa y calzado cómodos, gorro en verano y  ropa de abrigo en invierno, ya que al tratarse de un humedal, puede hacer frío, así como cámara de fotos y primáticos para observar a los animales. Si vamos con niños muy pequeños, mejor llevaros en mochila porta-bebés.

SotosdelaAlborafia_avistamientoaves

En esta zona, a la que se accede por la ribera del río o por la calle que desde la Mezquita Mayor discurre hasta el Guadalquivir, también podemos visitar una serie de molinos, la mayoría de origen árabe, algunos de los cuales han sido restaurados y habilitados para fines culturales y turísticos.

Todo ello a un paso de otro paisaje urbano, un casco histórico, el de la ciudad de Córdoba, que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y que tiene muchos otros rincones también por descubrir.

Consulta más actividades con niños en Córdoba

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Monumento Natural Sotos de la Albolafia
Ribera del Guadalquivir Córdoba, Córdoba España
Cómo llegar


Edad: Todos los públicos

Precio: Gratis