Juegos para hacer con niños en la nieve

nieve

La nieve es una de las grandes diversiones del invierno y pone al alcance de vuestros hijos un montón de opciones para jugar al tiempo que hacen deporte, ejercitan su creatividad y dejan volar su imaginación. No os perdáis estas propuestas.

1. Deja tus pistas 

Si lo que os apetece es un paseo tranquilo, podéis echar mano de los cuentos clásicos. Proponed a los niños comportarse como Pulgarcito: ¿qué pistas dejarían ellos en el camino para volver siempre seguros? Descartad las migas de pan y utilizad trocitos de pequeñas ramas de árbol u otros objetos con los que marcar el camino. A la vuelta, poned a prueba su sentido de la orientación y su astucia para dejar las marcas.

2. ¿Quién estuvo aquí?

Si soléis ser los primeros en llegar a una zona nevada y podéis disfrutar de su estampa virgen, jugad a buscar las huellas de otros animales: pájaros, ardillas… Llamad la atención de los niños sobre ellas y averiguad a qué animales corresponden. Si las seguís, quizá podáis resolver el misterio.

3. Lluvia de bolas 

La clásica guerra de bolas de nieve será aún más divertida si hacéis dos equipos y delimitáis un espacio en el que jugar. Elegid un espacio en el que encontréis obstáculos, árboles y demás elementos en los que protegeros y esconderos para huir del ataque contrario.

4. La magia del trineo 

Con trineo o sin él, es otro de los clásicos. Buscad una pendiente poco pronunciada y sin obstáculos para evitar accidentes y dejaos llevar por el encanto de la nieve. Los más valientes podrán echar carreras.? ¡A ver quién llega antes! Importante llevar casco y guantes.

5. Un juego con mensaje 

Además de bonito, el invierno es, para muchos animales, una época extremadamente dura. Enseñádselo a vuestros hijos animándoles a acercarse a la naturaleza. Para ayudarles podéis construir varios comederos para los pájaros con cajas o vasos de plástico, poned un poco de alpiste, colgadlos en una rama y observad a las aves cuando se acerquen a vuestro jardín.

6. Pilla-Bola 

En una superficie en la que la nieve no sea demasiado dura, por si acaso se produce alguna caída, lo pasaréis fenomenal versionando el clásico pilla-pilla. Uno de vosotros será el encargado de pillar a los demás pero, en vez de correr hasta alcanzarlo, tendrá que hacer bolas de nieve y lanzárselas a los demás en plena carrera. Cuando acierte, habrá ganador y será el boleado el encargado de pillar a los demás.

7. La búsqueda del tesoro 

Todos los jugadores deberéis taparos bien los ojos excepto uno, que será el encargado de esconder un objeto blanco en la nieve. Cuando esté oculto, el resto deberá ir corriendo a encontrarlo. Quien lo consiga, será el siguiente en esconderlo.

8. Muñeco de nieve 

Retad a los niños a hacer un muñeco de nieve original. El clásico con la nariz de zanahoria también les encantará, pero podéis buscar otras opciones como reproducir a otro miembro de la familia, a vuestra mascota o a uno de vuestros personajes favoritos de la tele. Como alternativa al muñeco, probad a dibujar en la nieve.

9. Canguros a la carrera 

Sobre un terreno sin obstáculos y regular, delimitad un trayecto. Los jugadores se situarán en la línea de salida con una pelota entre las piernas, por encima de las rodillas. La carrera se hará saltando, sin que caiga la pelota al suelo. El jugador al que se le caiga quedará eliminado y ganará el participante que llegue antes a la meta.

10. Un recuerdo angelical

Para hacer el ángel en la nieve necesitáis principalmente dos cosas: ir adecuadamente vestidos, ya que deberéis tumbaros en la nieve y os podéis mojar, y que haya una capa de nieve lo sufiencientemente grande como para que no se vea el suelo al dibujar las alas sobre la superficie nevada. Tumbaos boca arriba despacito y con cuidado en la nieve para no dejar huellas. Poned los brazos en cruz y subidlos y bajadlos arrastrando nieve a la vez que abrís y cerráis las piernas varias veces. Una vez hecha la forma de las alas, dejad los brazos en cruz y las piernas abiertas para inmortalizar la imagen con una buena foto que a los niños les encantará guardar de recuerdo.

Desde Sapos y Princesas esperamos que estas propuestas os resulten escalofriantes.