Panecillos de calabaza

Llega el otoño, y con él una de las fiestas más esperadas por los pequeños de la casa: Halloween. Para darle un poco de sabor, os presentamos esta deliciosa receta, con uno de los ingredientes más típicos de la noche de los muertos vivientes: la calabaza. ¡Está de muerte!

Ingredientes:

  • 425-450g de harina de trigo de fuerza
  • 10g de levadura fresca panadería
  • 200 gr de puré de calabaza
  • 30 gr de manteca derretida
  • 75 ml de leche templada
  • 50 g de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 1 vaina de vainilla Bourbon (o marca similar)
  • 1 huevo batido con un poco de nata (para bañar los panecillos)

Preparación y montaje:

– Abrir la vaina de vainilla, sacar las semillas con un cuchillo y ponerlas en la leche, añadiendo también la vaina abierta. Calentar en un cazo y dejar infusionar unos minutos.  Incorporar los 10 g de levadura fresca sobre la leche tibia. Reservamos y colamos.

– Mezclar la harina con la pizca de sal. Reservamos.

– En otro recipiente más grande, batir el puré de calabaza, la manteca previamente derretida, y  la leche ya colada. Incorporar la harina y mezclar hasta conseguir una masa homogénea.

Panecillos-calabaza-montaje

– Comenzar a amasar sobre una superficie ligeramente enharinada; la masa debe ser  elástica, no pegajosa, de manera que no se pegue en los dedos. Si esto os pasara, podéis ir incorporando más harina poquito a poco.

– Formar una bola y colocar en un recipiente. Tapar con film y  refrigerar en la nevera unas 2 o 3 horas, para poder trabajar la masa mejor después y conseguir una buenas bolitas para los panecillos. De esta manera la masa realizará su primer levado  lentamente.

– Transcurridas las 3 horas de refrigeración, amasar ligeramente y dividir en 12 porciones del mismo tamaño aproximadamente. Reservar una para posteriormente hacer los rabitos de las calabazas.

– Amasar cada una un poco e ir formando pequeñas bolas con las manos. Hacer unos pequeños cortes en la parte superior de las mismas, imitando a las arrugas naturales de las calabazas. Con el trocito de masa que hemos reservado, vamos haciendo los rabitos y colocándolos en la parte superior de cada panecillo.

panecillos-calabaza2

– Conforme vamos terminando de formar nuestras calabazas, las colocamos en nuestra bandeja del horno, separadas por  muy poquito para que al levar nos aseguremos que se pegan las unas a las otras formando así una corona. Pintamos con nata todas las calabazas menos la parte superior que lo haremos con huevo para que al hornearse se oscurezca más esta zona y le de un aspecto lo más real posible a las calabazas de verdad.

– Dejamos levar por segunda vez hasta que hayan doblado su volumen (unas 3 horas aproximadamente) en un lugar sin corrientes ni humedades. Cuando veamos que la corona se ha formado perfectamente, hornearemos durante unos 15-20 minutos a 180º

– Precalentar el horno a 200ºC

panecillos-calabaza-desmontando

– Volver a pintar con huevo batido y hornear sobre una rejilla, bajando la temperatura a 180ºC, unos 20 minutos, hasta que se hayan dorado bien (si se empiezan a dorar demasiado por encima, debido al baño de huevo, cubrir con papel aluminio)

Se conservan tiernos 2 días, pero lo mejor es congelarlos individualmente, si no os vais a comer todos. Descongelados en el microondas o en el horno quedan como recién hechos.

panecillos-calabaza1

 

Una receta de nuestra colaboradora Marietta de sweetsandgiftsmarietta.com

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *