De viaje con mi mascota

El verano es una de las épocas del año más esperadas por todos, ya que supone la ocasión perfecta para disfrutar y viajar. Si tenemos perro y hemos decidido llevarlo con nosotros, tenemos que tener en cuenta ciertas consideraciones antes de nuestro viaje, durante y después.

Debemos saber cuánto durará el viaje y si necesitaremos hacer alguna parada para que el perro pueda  “estirar las patas” y hacer sus necesidades. Si viajamos en transporte público tendremos que enterarnos de si la compañía admite el traslado de mascotas y en qué términos. Además, tendremos que conocer la tarifa por el transporte del animal.

Si el lugar de destino es de nuestra propiedad no debemos preocuparnos de las limitaciones pero si pensamos alojarnos en sitios que no son de nuestra propiedad, antes debemos consular si admiten la estancia de mascotas. Incluso si se trata de una casa rural o un apartamento que alquilemos al completo, debemos  consultar si podemos alojarnos con nuestra mascota.

También es posible combinar un alojamiento para nosotros y otro para el perro, es decir, nosotros estamos en un hotel o en un apartamento y el perro en una residencia cercana, de modo que él está atendido cuando nosotros no podemos hacerlo.

Cada vez son más los lugares públicos que admiten mascotas por eso en la web Mascotas Bienvenidas,  encontraréis una lista de la infinidad de lugares a los que podrás acceder con perro, ya sea para alojarte con él o simplemente donde les permitirán estar contigo, como  establecimientos de hostelería o tiendas en general.

El animal nunca debe pasar mucho tiempo sin beber y comer, independientemente del tipo de transporte y del lugar de destino.

Si sabes que tu perro se marea o se pone muy nervioso puedes consultar con tu veterinario si es conveniente que tome algo para el viaje. Si además llevas un botiquín de primeros auxilios, mejor. Eso sí, su documentación sanitaria es imprescindible; nunca se sabe si podrá hacer falta y las autoridades te la pueden reclamar en cualquier momento.

Por su importancia, no pararemos de poner énfasis en prevenir el golpe de calor, un enemigo del perro durante toda esta estación calurosa, así que recuerda lo imprudente que es dejarlo dentro del coche o en cualquier lugar cerrado donde la temperatura pueda aumentar considerablemente.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *