Beneficios de la convivencia entre niños y mascotas

Una mascota en casa puede suponer una oportunidad idónea para el desarrollo y aprendizaje de los niños. No solo ayuda a favorecer la convivencia entre los miembros de la familia, sino que fortalece valores, cualidades y el nivel de compromiso de nuestros hijos:

  • Los hace más responsables y consecuentes. Un animal de compañía requiere atención y cuidados (comida, limpieza, sacarlo a pasear, etc.). Debemos implicar a los niños en dichas tareas para que comprendan la importancia de tener un animal en casa.
  • Desarrollan su capacidad emocional. Una grata relación con nuestra mascota ayuda a los niños a expresar afecto, a valorar la amistad, a desenvolverse en la comunicación no verbal, a ser protectores y a adquirir un mayor grado de empatía y lealtad.
  • Como consecuencia del punto anterior, la compañía de un gato o un perro les enseña a respetar a los animales.
  • Aprenden a convivir, a tratarlo con sutileza y adaptarse a ellos y a sus manías.
  • Ayuda a estrechar vínculos familiares, sobre todo entre hermanos, al compartir responsabilidades. Se trata de un trabajo en equipo.
  • Dependiendo de la raza del perro, es posible que nuestros hijos realicen más ejercicio físico al correr y al jugar con ellos. Por lo que también supone un motivo de diversión y entretenimiento.
  • Respecto al sistema inmunológico, estudios han demostrado que los bebés que se crían con perros apenas enferman y en ese caso se curan más pronto. Además, necesitan un menor uso de antibióticos.
  • Favorece el desarrollo cognitivo y refuerza sus sentidos mediante el tacto.

 

conviviencia perros y niños

Tener una mascota, un gato o un perro, implica ciertas obligaciones y dedicación. Sin embargo, también numerosos beneficios para la salud y progreso de los niños y de toda la familia.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *