El juguete perfecto, ¿cómo encontrarlo?

El verano suele ser una de las épocas en las que más juguetes reciben los niños. Y aunque muchos de ellos son regalos de otras personas, los padres también nos asomamos a las jugueterías de vez en cuando. Por eso queremos saber cómo encontrar el juguete perfecto.

Es muy difícil, a veces imposible, acertar siempre con el regalo o juguete ideal, ya que éste no existe. No obstante podemos aproximarnos según el uso que se le vaya a hacer y la edad de cada niño.

1. A la hora de comprar un juguete debemos preguntarnos si éste despertará el interés o no del niño. No debemos fijarnos en que sea el más sofisticado, nuevo o más de moda, sino en que el juguete desarrolle y fomente la creatividad del pequeño. De hecho, un juguete artesano o elaborado por él mismo junto con la ayuda de los padres, puede ser más apreciado que los caros.

2. No todos los juguetes sirven para todos los niños. Debemos considerar y tener en cuenta la personalidad del niño, a pesar de que su manera de ser puede ir evolucionando. Si vuestro hijo es más tímido le irán muy bien los juegos de socialización, en los que intervengan más jugadores. Si se trata de un niño excesivamente activo, entonces lo más adecuado serán los juguetes que ayuden a la atención, percepción y artísticos. Esto no significa que se les niegue juguetes de uno u otro tipo a los niños con personalidades distintas.

3. El juguete debe ser para el niño una fuente de diversión, aprendizaje y desarrollo de sus capacidades (lingüísticas, cognitivas, de razonamiento lógico y espacial, emocionales, motoras…).

4. En el caso de optar por los videojuegos, hay que tener en cuenta en hacer un buen uso de ellos y comprobar los contenidos, ya que algunos potencian el racismo, la intolerancia y la violencia. Debemos hacer una compra responsable e informada de los videojuegos y compartir el momento de juego con nuestros hijos.

5. Todo aquel juguete que potencie el racismo, actitudes violentas o conductas sexistas no es un buen juguete.

6. Debemos asegurarnos de que el juguete, en la medida de lo posible, respete las normas de seguridad, en cuanto al tamaño, piezas sueltas, materiales… En el caso de que observemos una irregularidad tendremos que notificarla a consumo.

7. No debemos saturar a los niños con multitud de juguetes. Muchas veces tendemos a darles todo, incluso aunque no nos lo pidan, caemos en el consumismo excesivo y eso no hace bien a nuestro hijo y tampoco a nuestro bolsillo. Un exceso de juguetes puedes destruir la fantasía del niño y provocar que se aburra. Los pediatras no recomiendan regalar más de tres juguetes.

8. Regalad libros. Se trata siempre de un acierto, con él los pequeños aprenderán a apreciar la lectura y disfrutarán leyendo o escuchando cuentos de sus padres, tíos, abuelos… Nunca es pronto para leer con los niños, cuanto antes y más se familiaricen con los libros más disfrutarán de leerlos en el futuro y de contar historias.

9. Los juguetes son un medio o complemento idóneo para establecer relaciones y afianzar vínculos entre padres e hijos, hermanos y hermanas… Con el juego podremos ayudarles, enseñarles…

 

Si seguimos estos consejos a la hora de comprar un juguete para nuestros niños, será más fácil que estemos cerca del “juguete perfecto”. Pero pensad que como todo el juguete también tiene fecha de caducidad, pues los niños crecen, pero siempre habrá niños más pequeños encantados de recibir ese juguete, si es que ha sobrevivido al trasiego de los juegos de su primer dueño… ¡a jugar!

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *