Preparación al parto: ¿Es necesaria?

Cuando pensamos en preparación al parto, enseguida nos viene a la cabeza un grupo de embarazadas, pelotas de pilates, ejercicios  para “saber respirar”, y cómo no, ensayar los pujos para el momento cumbre. Pero, ¿una mujer necesita  aprender esto? Cuesta imaginar al resto de los mamíferos, con los que compartimos hasta el 99% del material genético,“preparándose” para parir. Entonces, ¿por qué creemos que sin esa preparación no seremos capaces de dar a luz? ¿Acaso no es el parto un proceso fisiológico para el cual toda mujer está más que preparada? La respuesta es sí. Lo que ocurre es que a lo largo de siglos de mala praxis en los partos, el miedo y la desconfianza en el propio proceso se han apoderado de gran parte de las mujeres y encuentran en estas sesiones un lugar donde  escuchar a especialistas hablar de lo que les puede o no ocurrir y de sentirse guiadas.

Ahora bien, hasta ahora, en la mayoría de estas clases, se informaba a las mujeres de los pasos y de las prácticas a las que serían sometidas en el hospital, “enseñaban”, se “practicaba”… dando por hecho que una no sabía hacerlo. Te daban la lista de la famosa canastilla, y un brevísimo repaso al postparto y a la lactancia. La mamá se iba de allí con la sensación de haber aprendido mucho, pero con poca confianza en el proceso en sí y en su propio cuerpo.

mamá-3

Entonces, ¿cómo tendrían que ser las clases de preparación al parto? Pues ante todo, sesiones de compartir inquietudes con otras mujeres, de crear un ambiente de confianza donde conectar con esa mujer sabia y poderosa que todas llevamos dentro, (porque sí, ¡la llevamos!), una preparación donde se integre a la pareja y/o acompañantes (madre, amiga, doula…), donde la mujer salga con herramientas emocionales, no sólo físicas, para vivir plenamente la experiencia de la maternidad, donde se informe de todas las opciones y prácticas que hay con respecto al parto para potenciar su capacidad de decisión… Donde la mujer se re-descubra a sí misma para vivir SU parto y crianza. De esto sí que estamos necesitadas, de lo otro… lo pongo en duda. ¡Así que si estás embarazada infórmate y decide!

Sara Jiménez Espartero
Doula y Asesora de lactancia
www.naceunafamilia.com

También te puede interesar:

1 comentario

  1. La Cuna de mi Bebé

    En mi caso fui a clases de preparación al parto a un matrón privado y me fue de muchísima ayuda. Tanto consejos para cuidar al bebé como recomendaciones para recuperarme después del parto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *