Cómo y cuándo introducir alimentos sólidos al bebé

Los hábitos en la alimentación nos van acompañar durante toda nuestra vida y está demostrado que nuestro primer contacto con la comida puede determinar lo que pase de ahí en adelante. Debido a que durante una larga etapa de nuestra vida las decisiones las tomarán otras personas por nosotros, podemos decir que la dieta que llevamos ahora no es del todo voluntaria.

Cuando el bebé es muy pequeño, la primera decisión que se nos plantea es el tipo de lactancia que vamos a elegir: fórmula o materna. Sobre esto hay mucho escrito y muchas opiniones que nos pueden llevar a tomar la decisión, pero la decisión más acertada es aquella que más se ajuste a nuestra situación y, sin dejarnos llevar por la idea de que somos egoístas, aquella que más cómoda nos sea y nos permita disfrutar de la mejor manera de nuestro hijo.

A medida que los bebés van creciendo, llegamos al momento de empezar a introducir alimentos sólidos. Aún cuando la lactancia materna se puede alargar hasta pasado el año, una vez llegados los 4 meses de edad es interesante empezar a introducir elementos sólidos. Este momento es de especial importancia porque, como veremos, en esta fase ya serán los niños los que nos adviertan cuáles son sus gustos.

La forma de introducir los alimentos sólidos está cambiando en función de los padres y madres e incluso del pediatra; el baby led weaning es una de las tendencias más extendidas y, si bien existen algunas pautas, no hay una fórmula universal para hacerlo. 

Es recomendable introducir los alimentos nuevos de uno en uno. De esta manera podremos descubrir de forma sencilla si algo le sienta mal, qué ha sido. La comida preparada por nosotros mismos es lo ideal al principio, sobre todo para controlar en todo momento qué alimentos estamos introduciendo y asegurarnos de que si algo no está siendo bien tolerado no sea debido a un potenciador o un aditivo.

Nunca debemos forzar al niño a comer algo. Como hemos comentado, son más espabilados de lo que nos puede parecer, y él será el que nos marque su propio ritmo y sus preferencias. Recordemos que las tomas de leche todavía nos acompañarán un tiempo, por tanto no tenemos que preocuparnos si no come, ya que tenemos la leche para complementar las posibles carencias.

Los primeros alimentos en llegar por lo general son los cereales sin gluten. Se pueden empezar a introducir sobre los 4 meses añadidos al biberón. Mezclados con agua o leche aportan una dosis extra de energía al bebé que le hará coger peso de manera muy rápida. Nuestro pediatra nos informará de las dosis y cantidades a ofrecer al niño, de la misma manera que nos dirá si es necesario administrar o empezar con otros alimentos.

Después de los cereales, o incluso a la vez si nos lo indica nuestro pediatra, podemos introducir las verduras, frutas y hortalizas. Sobre los 6 meses nuestro hijo ya estará más que preparado para estas nuevas texturas. En zumo, trituradas en compota o a trozos, podemos empezar a dárselas siempre combinadas con la leche. El pollo, la ternera y la yema del huevo normalmente también se introducen a los 6 meses, combinándolos con las verduras y poniendo especial atención a que no tengan piel ni grasa.

Continuaremos con el pescado blanco, que podremos empezar a introducir sobre los 9 meses si no hay ninguna intolerancia o alergia destacada. Sin embargo, el pescado azul lo tendremos que demorar hasta los 18 meses, aunque en las nuevas maneras de introducir los sólidos muchas veces se hace simultáneamente. Para aclarar dudas lo mejor es consultar a un especialista.

Ya llegados al primer año de edad, podremos introducir la leche de vaca, la miel y algunos aditivos como la sal o el azúcar para que añadan sabor a los alimentos, aunque son complementos de los que no debemos abusar.

A pesar que todo esto parece una montaña la primera vez que lo lees, el tener que comer cada día y en varias ocasiones hace sencillo acostumbrarse y establecer una rutina. Y viendo lo rápido que pasa el tiempo cuando hablamos de bebés y de niños, ¡en poco tiempo estaréis todos leyendo la carta de algún restaurante y decidiendo que elegir!

Sira Bellot

Consultora en Maternidad y Paternidad – www.babyplannerbarcelona.com

Teléfono: +34 93 275 31 82

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *