Cómo elegir el mejor videojuego para tus hijos

En los últimos años, la demanda de consumo de ocio interactivo digital ha crecido. Los niños han ido dejando poco a poco a un lado los muñecos para coger los mandos. Por eso es muy importante que se elija bien los videojuegos que llegan a sus manos.

GUÍA DE INFORMACIÓN

La empresa ESNE ha elaborado una guía para aconsejar a los padres a la hora de comprar un videojuego a sus hijos. La guía consta de siete pasos. En todos ellos prima la máxima del sentido común.

Hay que elegir el producto que se compra en función a la edad del niño. Ya los mismos videojuegos suelen estar clasificados por las edades. Según éstas las temáticas y las dificultades del mismo serán diferentes.

El contenido del juego también es muy importante. Si se compra el videojuego para la edad correcta, ya la temática será acorde para ellos, pero el padre también debe tener en cuenta los propios gustos del niño. Hoy en día hay temáticas para todos: para el músico, el cocinero, el estratega, el artista, el deportista… Esto es importante, ya que así el niño además alimentará sus propias aficiones.

La dificultad del juego normalmente viene ya de acorde con la edad a la que se dirija el productoCódigo-PEGI-198x200, por lo que es un tema en el que no hay que estar atento, aunque conviene echarle un vistazo por si es muy complicado para el niño o, al revés, no permite que el niño ponga su mente a trabajar por ser demasiado fácil para él.

Conviene leer el código PEGI (Plan Europeo Game Information) para saber cuál es la clasificación exacta de los videojuegos por edades, la promoción y publicidad de productos de interactivos. Así los padres se podrán informar del lenguaje y la escena que contienen.

Sería acertado que el padre tuviera acceso al juego antes de comprárselo al niño. De esta manera podría hacerse una idea del tipo de juego con el que más tarde disfrutarán sus hijos. Para esto, muchos juegos tienen sus propias demos para comprobar antes el contenido del mismo.

Si es el niño el que ha elegido el videojuego que quiere, es importante acompañarle el día de su adquisición. De esta manera el padre podrá ver junto a cuáles esta situado, cómo se maneja el niño entre los videojuegos, etc.

Una vez el videojuego haya sido comprado, es preferible participar con él en la toma de contacto con el producto. De esta manera, el padre podrá comprobar cómo se relaciona el niño con el juego, cuáles son las reacciones que tiene y cómo influye en su comportamiento. Así es sencillo saber si el juego es beneficiario o no para él.

Por último, recordar a los padres que en Internet se pueden descargar elementos adicionales que modifican el juego, por lo que deben estar atentos a que estos cambios no se realicen sin su consentimiento. También que en los juegos online pueden participar muchas personas, algunas de ellas desconocidas para el niño.

 

SERVICIO DE ASESORAMIENTO

ESNE también pone a la disposición de los padres un Servicio de Asesoramiento ofrecido por un equipo formado por profesores y alumnos del Grado de Diseño y Desarrollo de Videojuegos que imparte la Universidad Camilo José Cela.

De esta manera, además de informar a los padres de todas sus dudas, también adquieren ellos conocimientos de primera mano de las exigencias de este mercado en crecimiento.

Daniel Parente, director del Grado, aconseja “no dejar que la consola esté en la habitación del niño sino en una zona en la que los padres puedan ver la pantalla y controlar el número de horas jugadas”.

Según dicen en ESNE, es importante tener un control sobre los videojuegos de los niños, pero es más importante que ellos mismos aprendan a tener dicho control.

 

NO ES EL ÚNICO JUEGO

En la actualidad los videojuegos son parte importante en el ocio tanto de niños como de mayores. Se ha demostrado que los videojuegos permiten estimular y desarrollar valores como el pensamiento estratégico, la cooperación, la creatividad o la innovación, todas ellas habilidades fundamentales para la integración social.

Aún así hay que ser conscientes de que no es el único juego y de que es importante que también se interesen por otros juegos en los que la interacción con otros niños y el movimiento físico formen parte de ellos.

Lo ideal es compaginar los dos tipos de juego. Limitar las horas del niño frente a los videojuegos e incentivarles a realizar otras actividades, como ir de excursión, leer o estar con los amigos.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *