Vuelta al cole por la leucemia infantil

Con muy poco de muchos se llega lejos. Esta es una idea simple pero poderosa que comparte todo el equipo de la Fundación Unoentrecienmil, que desde 2012 se dedica a luchar de forma incansable contra la leucemia infantil. A través de diferentes iniciativas solidarias, recuadan fondos que se dedican de forma íntegra a financiar proyectos de investigación sobre esta enfermedad, que afecta cada año a más de 300 niños en España.

“En nuestro ADN, por encima de todo están el optimismo y la energía positiva”, asegura José Carnero, fundador de Unoentrecienmil. Él es uno de esos padres que ha tenido que vivir la enfermedad de cerca, ya que hace 5 años a su hijo le dianosticaron leucemia, un tipo de cáncer que sufren 3 de cada 100.000 niños. “Desde ese momento, decidí que mi hijo iba a ser unoentrecienmil, que lo iba a superar y que, además, íbamos a deconstruir su diagnóstico en algo positivo, en una carrera hacia adelante” añade.

Pero para poder llegar a la meta en esta carrera, es necesario que la inversión en  en investigación e innovación  avance de forma paralela. Las estadísticas arrojan datos desalentadores al respecto: en las últimas dos décadas apenas ha habido  avances en este campo y solo el 80% de los niños diagnosticados con leucemia consigue salir adelante.

Por ello, la Fundación Unoentrecienmil se compromete a lanzar cada año una beca de investigación adjudicada por un jurado compuesto por 5 científicos de reconocido prestigio internacional, que evalúan y eligen al ganador entre todos los proyectos presentados. Gracias al apoyo y a la colaboración desinteresada de muchos, la Fundación ya ha concedido dos becas.

Además de recaudar fondos,quieren concienciar a la población  que no vive el día a día de la enfermedad, trasladando este problema más allá de los hospitales. Sensibilizar desde la práctica del deporte y, sobre todo, de la educación, trabajando en las aulas infantiles los conceptos  de cooperación, solidaridad, compañerismo y superación.

“Nos gustaría que la gente no sienta a Unoentrecienmil como una ONG a la que ayuda, sino que ellos sean unoentrecienmil y sientan parte de esta Fundación como suya. Hoy, la enfermedad de mi hijo se ha convertido en una ola de energía positiva para mirar cada nuevo día como un regalo”, concluye José Camero.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *