Qué hacer con los juguetes antiguos

Papá Noel ya ha dejado lo suyo en muchos hogares y, en breve, los Reyes Magos harán lo propio. La realidad es que los niños de familias con recursos cada vez acumulan más juguetes a los que, en muchas ocasiones, no le dan suficiente uso.

Es necesario que aprovechemos estos días para hacer una reflexión sobre lo que consumimos y lo que realmente necesitamos y deberíamos consumir. Es hora de echar un vistazo a la habitación de los niños y, antes de traer más juguetes, ordenar los que tenemos, hacer inventario y preguntarnos cuáles nos siguen haciendo falta y, tristemente, cuáles ni siquiera nos acordábamos que teníamos… Aprovechemos las vacaciones para hacer esta limpieza necesaria.

Lo cierto es que podemos evitar que acaben aparcados en un rincón o en cajones porque los niños han crecido y ya no los utilizan o evitar tirarlos a la basura. Ante esta situación, tenemos opciones mucho mejores para esos juguetes que siguen en buen estado. La primera que debemos plantearnos es donarlos o regalarlos a otros niños que no tienen tantos recursos como nosotros. Así no acumularemos inútilmente y enseñaremos a nuestros hijos a ser solidarios y a hacer un uso y consumo responsable de sus juguetes.

Se trata de la opción más solidaria, ya que daremos una alegría a aquellos niños con menos recursos, y sostenible, al dar una segunda oportunidad a esos juguetes. Es importante involucrar a nuestros hijos en la donación y que entiendan que consiste en compartir con otros niños. También es fundamental que todos los juguetes que donemos deben estar en buenas condiciones y cumplir con las diferentes normas de seguridad.

Muchas organizaciones benéficas nos facilitan la opción de donar nuestros juguetes, como Unicef, Caritas, Cruz Roja o Mensajeros de la Paz. También podéis donarlos a iglesias, guarderías, colegios, hospitales, en contenedores específicos para este uso o mediante las campañas de recogida organizadas por ayuntamientos u otras organizaciones.

También os animamos a conocer Toys2help, una plataforma on-line en la que puedes donar y comprar juguetes y artículos infantiles de segunda mano con el fin de generar recursos económicos para causas sociales infantiles. El 100% de los ingresos, a excepción del transporte, se destina a programas de alimentación, educación y sanidad de niños en situación de pobreza.

Otra opción es regalarlos a niños que conocemos, hijos de conocidos o amigos. Puede que ese artículo ya no motive a nuestro hijo pero sí al de otro. Es importante, como hemos dicho, involucrar a nuestro hijo, permitiendo que él mismo decida a quién regalárselo.

En el caso de que los juguetes no estén en buen estado como para donarlos o regalarlos entonces tenéis la opción de reciclar. Lo ideal es llevarlos al punto limpio que tengamos más cercano y depositarlos en su contenedor correspondiente ya sea plástico, metal, etc.

Según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), en Navidad se venden el 80% de los juguetes de todo el año. Pero lo cierto es que cada vez se donan más, en parte porque tenemos más, sí, aunque también es cierto que cada vez estamos más concienciados. A principios del mes de noviembre, la Campaña Comparte y Recicla de la Fundación Crecer Jugando había recogido ya más de 45 toneladas de juguetes, el triple que el año anterior. Además, la asociación Española de Fabricantes de Juguetes destaca el buen estado de los juguetes recibidos en esta campaña, lo que ha permitido invertir las cifras de los juguetes destinados al reciclaje, un 20%, de los orientados a la donación, un 80%, con respecto al año anterior. Todavía podemos hacer más.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *