Rabietas en público, ¿qué hago?

El desarrollo moral y emocional de los niños se produce al mismo tiempo que nosotros desarrollamos nuestro nuevo rol de padres, es decir, los niños crecen experimentando emociones que son nuevas para ellos, y al mismo tiempo nosotros como padres, también sentimos y vivimos situaciones totalmente novedosas, experiencias que no habíamos resuelto anteriormente y, de repente, en cuestión de pocos minutos, tenemos que decidir qué hacer ante nuestro hijo iracundo, tirado al suelo, gritando y pataleando con gran energía. ¡Horror! Todas las alertas se disparan, y aún más si la rabieta ocurre en mitad del supermercado, en el parque o en cualquier lugar en el que, encima, nos sentimos evaluados.

Para ello, no hay reglas mágicas, pero sí algunas orientaciones útiles. Es bueno que podáis practicarlas en contextos ‘seguros’ de forma que ganéis confianza en vosotros mismos, y así cuando estéis en un lugar en el que os sintáis observados, podáis tener un mayor autocontrol de la situación.

¿Cómo conseguimos esto?

Si, por ejemplo, el enfado o la rabieta viene porque el niño quiere conseguir algo, y consideráis que eso ‘No puede ser’, lo más posible es que al decirle que ‘No’, el niño responda con agresividad. Es aquí cuando vosotros no debéis responder con la misma agresividad, ese es el momento de aprendizaje para los niños, es en ese instante, en el que os convertís en un espejo en el que ellos observan y esperan ver cuál es la manera de responder ante el enfado.

En ese momento:

  • Comunícale que quieres saber cómo se siente, pero que esa manera que utiliza no es adecuada.
  • Dile que vas a estar ahí a su lado y que en cuanto cese su comportamiento agresivo podréis buscar una solución.
  • Déjale un espacio y tiempo para que lo recapacite.
  • Acompáñale con tu presencia, no le amenaces diciéndole que si sigue así te vas, y le dejas solo, o que le dejas de querer.
  • El objetivo es que le muestres que no apruebas su comportamiento, pero eso es independiente de que tú le quieras.
  • En el momento que cese o disminuya la intensidad de su comportamiento, acércate, abrázale y ponle nombre a esa emoción que él está sintiendo. Esto sirve para que el niño se sienta reconocido y sostenido emocionalmente. Con ello conseguimos que baje la guardia y entonces pueda escucharnos.
  • En ese momento puedes comenzar a explicarle con un lenguaje claro y sencillo las razones por las que no puede ser.
  • Si vuelve a reaccionar con el mismo comportamiento, mantente firme, repite el mismo proceso, esto aumenta la fuerza de tu mensaje, y le ayudas a entender que aumentar la intensidad de su comportamiento no es igual a conseguir de ti algo diferente.
  • Si responde de forma positiva, entendiéndolo, refuerza con palabras de cariño, con una sonrisa, besos o palabras de aliento, que te sientes contento u orgulloso de él por cómo ha sido capaz de lograr manejar su enfado.

Recordad, el objetivo principal es transmitirle que queremos saber qué le ocurre, qué le enfada, pero que el comportamiento que adopta para expresarlo no es el correcto (tirarse al suelo, gritos, patadas, llorar fuertemente). Es importante transmitirle que nos gusta que comparta sus emociones, y enseñarle cómo puede hacerlo.

Diana Gutiérrez Ortega
Psicóloga en Siembra Psicología
diana.gutierrez.ortega@gmail.com

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *