La conciliación familiar es una leyenda urbana

Conciliación familiar, ¿realidad o ficción?

Jornada reducida, baja por maternidad (y paternidad), teletrabajo, flexibilidad horaria… Estas son algunas de las medidas que, en teoría, Gobierno y empresas han tomado para facilitar la conciliación de trabajo y familia a mamás y papás pero, por desgracia, en la mayoría de los casos se han quedado en eso, teoría.

En la práctica existen abuelos, tíos, cuidadoras, ludotecas, campamentos y un amplio abanico de actividades extraescolares en las que dejar ‘aparcados’ a nuestros hijos mientras cumplimos con nuestras obligaciones laborales. Y eso sin contar con las ‘vacaciones escolares’, esas dos palabras que hacen que los padres nos echemos a temblar.

La falta de tiempo de los padres se traduce en interminables jornadas escolares para los hijos, que llegan agotados al final del día, y lo peor, apenas han tenido media hora para compartir con nosotros.

Esta realidad provoca que padres y madres nos sientamos frustados, tanto en el papel de padres como en el ámbito laboral y, por supuesto, en la relación de pareja, que queda relegada a un segundo (o tercer) plano. Vivimos con esa sensación permanente de estar haciendo todo a medias.

¿Qué ha dado lugar a esta situación? ¿podemos cambiarla?

La incorporación de la mujer al mercado laboral supuso una revolución para nuestra sociedad, pero este cambio no ha venido acompañado de las consiguientes medidas para conciliar trabajo y familia. Hemos ido improvisando sobre la marcha, echando mano de los recursos a nuestro alcance para ‘capear el temporal’ pero sin buscar una solución realmente satisfactoria, y es que sólo existe un camino para conciliar: educar a la sociedad.

Es un hecho que, aunque quisieramos, no podríamos volver al modelo del pasado. Hoy en día la mayoría de las familias necesitan dos salarios para hacer frente a los gastos, y ni mamá ni papá pueden permitirse dedicar el 100% de su tiempo al cuidado de sus hijos.

Es necesario que se produzca un replanteamiento del sistema laboral y educativo y, sobre todo, un cambio en la conciencia de la sociedad, y este cambio empieza en cada uno de nosotros.

¿Por qué debemos comprometernos con el cambio?

Debemos luchar por conseguir que la conciliación deje de ser un mito para convertirse en una realidad. Luchar por tener más tiempo para compartir con nuestros hijos, para poder estar a su lado cuando nos necesitan y disfrutar de la inocencia de su infancia, que tan rápido se pasa, y no vuelve. Crear momentos inolvidables juntos que se convertirán en hermosos recuerdos que nos acompañarán toda la vida.

#mamiconcilia

Desde Sapos y Princesas queremos dar nuestro apoyo a iniciativas como #mamiconcilia y #papiconcilia, un movimiento social que busca el compromiso de la sociedad con la conciliación, ya que es un tema que nos atañe a todos, independientemente del género, la situación familiar o la profesión.

Tras el éxito de su primer ebook gratuito, que recogía los testimonios de 28 mujeres que reclaman una conciliación real y denuncian la discriminación laboral por ser mujer, #mamiconcilia ha publicado una segunda edición con nuevos testimonios que puedes descargar gratis aquí.

construyendofelicidad

#construyendofelicidad

Aprovechamos también esta ocasión para dar las gracias a Coca-Cola por contar con Sapos y Princesas en el evento #construyendofelicidad, donde tuvimos la oportunidad de tratar en profundidad el tema de la conciliación y conocer de primera mano las vivencias y opiniones de algunas de las mamás más destacadas de la blogosfera, como Laura Baena del Club de las Malas Madres, Usúe Madinaveitia de Mami concilia, Bea de Pintando una Mamá, Conchi Gallego de Entre Madres, Raquel Bermejo de Petit-On y Elena Segrist de Crecer feliz, entre otras. Gracias a todas y ¡sigamos construyendo felicidad!

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *