¿Dónde lo tiro? Las claves para reciclar correctamente

Cada español produce de media 1 kg de basura al día, por lo que vale la pena poner atención en el cuidado del planeta y reciclar la gran mayoría de esos residuos. Reciclando ahorramos agua, energía y materia prima y cuesta mucho  menos que fabricar un nuevo producto. Además, reducimos la contaminación que se produce en el proceso de obtención de la materia prima.

Reciclar correctamente no es difícil pero sí requiere algo de atención, ya que muchas veces por desconocimiento tiramos basura al contenedor equivocado. Existen varios tipos de contenedores a los que todos los ciudadanos deberíamos tener acceso:

  • Contenedor azul
  • Contenedor amarillo
  • Contenedor verde
  • Contenedor gris

Además de estos, hay puntos limpios donde debemos acudir para depositar otros productos más tóxicos, pero ¿sabemos verdaderamente dónde va cada cosa? A continuación os detallaremos dónde tirar cada residuo para que no tengáis dudas de cómo reciclar de forma correcta:

– Contenedor Azul: Papel y cartón

Han de depositarse en el contenedor azul todos los papeles que no queramos (folios, propaganda, etc.), las cajas de cartón (de cereales, galletas, zapatos, congelados…), siempre que no tengan restos de comida y las revistas; libros o cuadernos, habiendo quitado si lo tuvieran plásticos o espirales de metal. Nunca debemos tirar a este contenedor las servilletas o papeles con restos de productos orgánicos o sucios, éstas deben ir contenedor de restos.

– Contenedor Verde: Vidrio

El contenedor verde acogerá todos los envases de vidrio: botellas de cristal, frascos o botes de colonia, siempre sin tapones de plástico o de metal. Si es posible, debemos enjuagarlos para que no queden restos de de alimentos. Jamás debemos arrojar a este contenedor restos de espejos, vajillas o bombillas; estos objetos deben ir a un punto limpio.

habitos-salvar-planeta-madre-tierra-reciclaje

– Contenedor Amarillo: Evases de plástico, latas y bricks

El contenedor amarillo quizá sea en el que más errores cometemos. En él hemos de depositar: latas de conserva o latas de bebidas, bandejas desechables y envoltorios de plástico o de aluminio, vasos de yogur, los tapones de los envases de vidrio (de plástico o de metal), botellas de plástico, aerosoles cosméticos (ej: desosorante) y tetrabricks.

Nunca debemos tirar a este contenedor:

  • CDs o DVDs: debemos reciclarlos en puntos limpios o en puntos de recogida que podemos encontrar en algunas tiendas de electrónica o informática
  • Juguetes de plástico o cubos de playa: si aún sirven, podemos donarlos a una ONG. Si no, al contenedor de restos
  • Papel de aluminio o film transparente con restos de comida: Ha de tirarse al contenedor de restos
  • Objetos domésticos de metal como cubiertos, grifos, tornillos…: Para reciclarlos correctamente hay que llevarlos a un punto limpio para que los traten y separen los diferentes metales que contienen
  • Aerosoles de productos tóxicos
  • Biberones o chupetes: deben ir al contenedor de restos
  • Pañales usados: deben ir al contenedor de restos

– Contenedor de restos: Basura orgánica y resto de residuos

A este contenedor deben ir los restos orgánicos y los residuos que no sean envases: restos de comida y materiales orgánicos, cajas de madera, pañales y todo lo indicado con anterioridad. Si tienes posibilidad, y únicamente con los restos orgánicos, puedes hacer compostaje; un proceso que modifica la basura de la cocina, las ramas y hojas de los árboles podados de parques y calles, a través de la acción descomponedora de los microorganismos para convertirla en útil abono orgánico. Lo que hacemos es devolver a la tierra lo que de ella se recoge, un ciclo sin duda beneficoso para todos.

– Reciclaje de pilas

El reciclaje pilas y baterías es sumamente importante debido a su toxicidad. Una sola pila en fase de degradación puede contaminar más de medio millón de litros de agua. Deben depositarse siempre en los contenedores especializados que podemos encontrar en muchos establecimientos como supermercados, farmacias, o centros escolares.

– Aceites usados

Aunque podemos usar este aceite para hacer jabón, si no somos tan apañados lo mejor es guardarlo en una garrafa o botella de plástico cuando esté frío y, una vez llena, depositarla en los contenedores para aceite usado que hay en muchos supermercados o en el punto limpio de nuestra localidad. Cuidado con tirarlos por el desagüe: 1 litro de aceite puede contaminar hasta 200 litros de agua.

– Medicamentos caducados

Todos los medicamentos, tanto si están caducados como si no lo están, pueden ser un problema si se tiran a la basura, ya que son residuos tóxicos. Se pueden depositar en los contenedores que hay en muchas farmacias; ellos se encargan de recogerlos y aprovechar los que aún no han caducado haciéndoselos llegar a otras personas que los necesitan, o deshacerse de los que ya no sirven.

– Muebles y electrodomésticos

Deben llevarse a un punto limpio o, cuando se trate de elementos de gran tamaño, avisar a los servicios municipales para que tomen las medidas oportunas para su retirada

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *