¿Qué hay detrás del talento de un niño?

El pasado 13 de marzo, ocho niños y niñas de entre 11 y 14 años mostraron en TedxKids@Cibeles cómo sacar partido a su talento desde muy pequeños. En esta, su segunda edición, celebrado en el Centro Cultural Sanchinarro bajo el lema ‘Diseñando el futuro’, Sapos y Princesas acudía como Media Partner. Un evento, presentado por el ‘papá mago’ Iván Santacruz que, acompañado de Marco Raez, un niño de 11 años aspirante a mago, amenizó la velada con una buena dosis de humor. Una jornada en la que participaron ocho ‘speakers’ con mucho más que talento.

“El talento es algo bastante corriente. No escasea la inteligencia sino la constancia” Doris Lessing

Detrás del talento de un niño o de una niña existe la voluntad de cumplir un sueño y la convicción de poder alcanzarlo. Pero no solo eso. Detrás del talento de un niño hay una educación adecuada, y mucho esfuerzo, no solo del niño, sino de una familia dispuesta a acompañarlo en un duro y largo camino.

En teoría, todos tenemos talento para algo, lo que es difícil es que se den todas las circunstancias necesarias para desarrollarlo. Es cierto, como dice Doris Lessing, que la constancia y el esfuerzo son fundamentales, pero tampoco vale solo con eso.

Karine Dumont tiene 13 años y una extraordinaria facilidad para exponer sus ideas sobre un escenario. En su discurso, perfectamente estructurado, expone las virtudes de la tecnología, pero también sus peligros y advierte de cómo usarlas adecuadamente. Y así, casi sin darnos cuenta, presenta al escudero fiel del talento: el sentido común.

“La tecnología es un medio, no una forma de vida, vayamos con precaución con ella” Karine Dumont

Ximo Chisvert es un joven emprendedor de 14 años que cuelga sus creaciones, inspiradas en lugares abandonados, en su propio canal de YouTube, Choco Media Group. Ximo está convencido de que “hay vida después del colegio” y que estar “esclavizados con los deberes” no ayuda a desarrollar el talento.  Tomen nota quienes se den por aludidos, porque, a modo de reivindicación deja caer la siguiente clave: el tiempo. 

“Para emprender solo necesitas tu imaginación, todos podemos tener una idea y ponerla en marcha” Ximo Chisvert

A sus 12 años Alai Blanco disfruta creando con las tecnologías y aplicándolas para ayudar a los demás. Se considera “inquieta, no friki”, y damos fe de ello, no solo por la coherencia de su discurso sino por los proyectos que hasta el momento ha llevado a cabo. Entre ellos, uno inspirado en las últimas oleadas de refugiados y que consiste en implantar una tarjeta NFC en los peluches de los niños para que puedan ser identificados. Después de conocer a Nere, su madre, descubrimos el tercer ingrediente para impulsar el talento de los niños: unos padres implicados.

“Disfruto con las tecnologías y pienso cómo aplicarlas para ayudar a los demás. El futuro es nuestro y la tecnología también” Alai Blanco

Con tan solo 12 años Guillermo Alejo expone una inteligente reflexión sobre el problema medioambiental de nuestro planeta, a partir de un caso concreto: el vertedero de Seseña. No vale con preocuparnos, debemos ocuparnos de ello, asegura Guillermo, quien insta a “Educar, sobre todo, educar”. Y he aquí otra de las claves fundamentales para el desarrollo del talento: la educación.

“¿Te preocupas o te ocupas del medioambiente?” Guillermo Alejo           

La joven actriz Laura Fernández Jimenez es capaz de actuar en un musical con el mismo desparpajo que habla de la persecución de sueños. “La vida nos manda mensajes que hay que saber interpretar”, dice. Cierto.  “Siempre hay que intentarlo por difícil que parezca”. También cierto. “No es posible sin el apoyo de una familia dispuesta a tragarse los atascos de la M30 a las 17 horas”. Totalmente de acuerdo. “Perseguir un sueño es una carrera de obstáculos y debemos estar preparados para saltar todos los que se pongan en nuestro camino”. Y tanto. Pero, sobre todo, no es posible sin “Creer en ti mismo”. En fin, Laura sabe bien de lo que habla porque conoce el camino, lo que supone y lo imprescindible: el esfuerzo.

“Escuchar a vuestros hijos, hay muchos sueños por ahí esperando a ser atrapados” Laura Fernández Jiménez

Roosa Korhonen emociona con el discurso sincero de una adolescente que ha vivido en primera persona el poder de la positividad. “Yo era una persona tóxica. Estaba tan acostumbrada a mi negatividad que no me daba cuenta que la llevaba conmigo siempre”, afirma. Sin embargo, gracias a una profesora y a su empeño personal supo imponer en su vida ciertos hábitos para mejorar su actitud ante la vida. Hábitos como ser agradecida y disfrutar de lo que tiene;  como no juzgar, eliminar los prejuicios y las críticas no constructivas; como aprender a conocerse a sí misma, ser agradable consigo misma y con quienes la rodean; o como aprovechar el momento, arriesgarse, salir de su zona de confort, divertirse y expresarse. También sabe bien lo importante que es para sentirnos bien decir cosas positivas a los demás y levantarse todos los días con una meta. Cuando habla, Roosa nos mete el chute de positividad que el talento necesita para fluir en una persona: Ser feliz y estar a gusto con uno mismo. 

“Todos tenemos el poder de ser felices, solo hay que aprender a usarlo” Roosa Korhonen

A ritmo de hip hop Marino Sampayo se presenta como un ‘peacemaker’, o lo que es lo mismo, un mediador entre iguales. Una figura que ha surgido en los colegios para ayudar a resolver conflictos. Aunque no se considera un juez ni tiene la solución a todos los problemas, a sus 13 años Marino tiene algo mucho más importante, fundamental para llegar a la meta: Saber gestionar situaciones difíciles.

“La paz es una llave a un mundo mejor, forjemos esa llave todos juntos” Marino Sampayo

Bárbara Puente tiene 12 años y lo que más le gusta es cantar, tocar, la guitarra, el violín y el piano. Se considera una persona “con mucha autoestima, positiva, comprensiva y decidida. Una persona que nunca se rinde”. En su discurso hace reflexionar a los mayores sobre la importancia de los valores y la educación que los padres dan a sus hijos, y para ello nos recuerda el proverbio indio “La tierra no es herencia de nuestros padres, sino préstamo de nuestros hijos”. Pero también habla de la perseverancia y de algo que, como decía Doris Lessing, escasea, pero sin lo que no es posible alcanzar un sueño: la constancia.

“Queremos influir en la construcción de un mundo mejor y que sus habitantes sean mejores personas” Bárbara Puente

Karine Dumont, Ximo Chisvert, Alai Blanco, Guillermo Alejo, Laura Fernández Jiménez, Roosa Korhonen, Marino Sampayo, Bárbara Puente. Quédense con estos nombres, seguramente volverán a oírlos. Todos ellos tienen talento para algo, como lo tienen todos los niños, pero para poder atrapar su sueño no basta con eso, también necesitarán ser escuchados en casa y en el colegio; equilibrio emocional para saber gestionar las dificultades que surjan en su camino; una educación integral y coherente que les deje tiempo para poder desarrollar sus habilidades; unos padres dispuestos a renunciar a muchos de sus proyectos por los sueños de sus hijos; esfuerzo, mucho esfuerzo, y, sobre todo, la convicción real de poder llegar a la meta y la constancia y perseverancia necesarias para alcanzarla.

Por Cristina Jaramillo

(En la imagen, de izda. a dcha.: Sarah Alonso,  Alai Blanco, Laura Fernández y Roosa Korhoonen. Detrás: Marino Sampayo y Bárbara Puente”)

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *