Fomentar el amor a la lectura… ¿un reto?

Hoy cuesta creer que hace unos siglos, el libro era un elemento al que se miraba con recelo y los padres tenían conversaciones similares a las que hoy tenemos sobre los contenidos audiovisuales que ven nuestros hijos: ¿Qué podemos hacer para que el niño no tenga entre sus manos el contenido equivocado? 

El libro se ha convertido en un objeto deseado por los padres y rechazado por muchos niños, pues siempre es más fácil ver la tele o entretenerse delante del ordenador. Aprovechando el día del libro que por partida doble se celebra este mes (el día 2, el día del libro infantil y juvenil y el día 23 el día del libro) queremos daros algunas pistas para que leer se convierta en un hábito en vuestra casa y en la vida de vuestros hijos.

El ejemplo

Lo más importante, dicen todos los expertos, es que el niño vea leer a sus padres. Si desde muy pequeño ve que pasáis tiempo con un libro, también el niño querrá hacerlo, ya sea compartiendo el mismo libro que vosotros, ya sea con su propio libro.

Es evidente que los niños aprenden todo aquello que hacen sus padres, por lo que difícilmente aprenderán a coger un libro y entretenerse con él si no os ven hacerlo a vosotros, especialmente cuando hay tantos otros estímulos con los que pasar el rato.

Un juguete más

Otra clave fundamental es que los niños tengan a su alcance libros desde muy pequeños. Incluso desde bebés. Darles libros que puedan coger, morder, entretenerse viendo sus colores o experimentando con las distintas texturas que ofrecen es muy importante para que se relacionen con este “artilugio” con el que más adelante pasarán muchas horas ya sea por ocio o por estudio.

Es fundamental que los libros para los niños más pequeños sean libros adaptados a su edad, sobre todo si queremos que jueguen solos con ellos como juegan con otros juguetes de manera que no supongan un peligro para ellos.

En este sentido, las editoriales lanzan al mercado toda una serie de libros de distintas formas, blanditos, acolchados, para el baño, con sonidos, con solapas, con texturas de distintas formas, con pop-ups… en fin, una oferta amplísima que habrá que seleccionar muy bien si queremos acertar.

En el caso de niños más mayores, elegir un libro adecuado para su edad es importante para garantizar que le gustará, que no se aburrirá ni se frustrará al no entenderlo. Estas sensaciones pueden hacerles huir de los libros en el futuro.

Bibliotecas y librerías

Acudir a librerías especializadas donde podáis garantizar que estáis comprando libros  adecuados para la edad y gustos de vuestros hijos es importante para evitar esa sensación de frustración. Además, visitar las bibliotecas les enseñará a respetar la lectura y momentos de concentración y estudio de los demás. Participar en talleres que organizan unas y otras puede ser de gran utilidad para proporcionarles momentos de diversión fuera de casa a través de los libros.Es importante que sean los niños los que escojan sus propios libros, siempre asegurándoos de que son adecuados para su edad.

Nunca una obligación

Algunos padres, agobiados ante las constantes negativas de sus hijos, caen en el error de Imponer la lectura a los niños e incluso lo utilizan como un castigo.

Emplear las técnicas que utilizan en el cole, como pedirles que hagan una redacción después de leer un libro o hacerles leer un rato para “ganarse” un tiempo de juego con la videoconsola es otro error que comenten algunos padres.

Es fundamental que los niños perciban los libros como algo positivo y no como una tarea aburrida que hay que hacer a cambio de algo que sí les gusta. Da la vuelta a esto y utiliza el libro como un premio.

Incorporar la lectura en la vida diaria

Hablar en casa de los libros que padres e hijos están leyendo es una forma de incentivar el gusto por la lectura. Si ellos no están leyendo nada, se sentirán excluidos de la conversación y buscarán una forma de acercarse a ella con alguna lectura interesante. Si aún así deciden aislarse aún más, una buena idea es introducir lecturas de temas que ellos conozcan. Por ejemplo, si les interesa el tema del medioambiente, poned a su alcance libros con esta temática para que puedan profundizar en ella. Como ya saben algo de ello, les será más fácil leer sobre el tema.

Compartir el momento

Cuando el niño es aún pequeño y no sabe leer, los libros pueden convertirse en un momento de ocio en familia, o en un momento a compartir con papá o mamá. Todos los pequeños adoran que sus padres les lean cuentos mientras ellos pasan páginas y ven los dibujos del libro.

Introducir la lectura en la vida de padres e hijos es clave para que se convierta en un momento indispensable y, además, supone un momento de fortalecer lazos así que muchos padres llegan a ese momento del día con las mismas ganas, o más, que sus hijos.

Más allá del libro

Leer un libro es divertido, entretenido, enriquecedor… pero la clave para que la lectura se convierta en una necesidad en la vida de los niños es que se enganchen a lo que la lectura les da: las historias.

La posibilidad de vivir durante un ratito en un mundo o una época diferente, entrar en las vidas de personajes hasta entonces desconocidos se convierte en todo un juego con un libro entre las manos.

Pero, además del amor a los libros, podemos fomentar la imaginación y la fantasía de nuestros hijos inventando nuestras propias historias. Si no os creéis capaces de inventar un cuento vosotros, dejad que vuestros hijos continúen la historia. Seguro que juntos conseguís crear cuentos fascinantes.

Celebrad vuestro propio día del libro

Si queréis homenajear a los libros a vuestra manera, ¿qué os parecería inventar una historia vosotros mismos? Después podéis escribirla e incluso ilustrarla. Seguro que el resultado será un recuerdo inolvidable que disfrutaréis más de una noche.

También te puede interesar:

2 comentarios

  1. Pingback:Fomentar el amor a la lectura… ¿un reto? | Bibliotecas Escolares Argentinas | Scoop.it

  2. juan luis

    Buenos días! Creo que por fín he encontrado al sapo lector!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *