• Lo ideal es que hagáis la mochila juntos. Es importante que el niño sepa dónde guardáis cada cosa para que la encuentre fácilmente y no crea que se ha dejado cosas que estén, en realidad, en el fondo de la mochila.
  • A cualquier campamento hay que llevar siempre dos mochilas, una pequeña y otra grande. En ambas repartiremos el peso. Si son mochilas nuevas, investigad bien todos sus recovecos para conocer sus posibilidades: cremalleras, bolsillos interiores, redes externas…
  • Antes de empezar a guardar cosas, reunidlas todas sobre una superficie grande, como una cama, para ver la totalidad de lo que tenéis que guardar. Eso os ayudará mucho a organizaros mejor.
  • Es fundamental que el peso esté bien repartido y que consigáis crear un centro de gravedad que ayudará a que su trasporte sea más cómodo. Para lograrlo, lo mejor es que carguéis las cosas más livianas en la parte inferior y las más pesadas de la mitad para arriba.
  • Además, debéis tener en cuenta la utilidad de cada cosa y en qué momento las necesitará el niño para organizarlas y poner más accesibles aquellas que necesitará antes.
  • No olvidéis utilizar los bolsillos externos no para las cosas que se olvidan y se guardan a última hora sino para aquellas que podrán necesitarse antes o con mayor urgencia. Estas últimas, deberían estar siempre en la mochila pequeña, la que los niños llevarán consigo en el autobús cuando se dirijan al lugar elegido para pasar sus vacaciones.
  • Guardad las cosas con un orden lógico. Por ejemplo, colocad la ropa en el mismo orden que se pone en el cuerpo; así el niño sabrá que sus pantalones están debajo de sus sudaderas y sus camisetas.
  • Para una mayor comodidad, evitad guardar objetos duros en la parte de la espalda. Podría hacer daño al niño cuando la cargue. Tampoco es aconsejable colgar cosas de las cintas o arneses que vienen en este tipo de mochilas. Podrían golpearle al caminar.
  • Guardad las cosas pequeñas, como la ropa interior, en una bolsa, preferiblemente de tela (son más aconsejables para las acampadas; las de plástico son peores en temas de humedad). De esta manera será más sencillo encontrar los calcetines limpios.
  • Linterna, cantimplora y similares, es aconsejable guardarlos en los bolsillos exteriores o en la mochila pequeña.
  • La documentación debe ir siempre en esta última, lo más a mano posible.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *