Campamentos: una buena elección

Lo primero que debes tener en cuenta es la edad y la madurez de tu hijo, y buscar aquellas actividades que ayuden a desarrollar sus capacidades acorde con sus necesidades y aptitudes. Su estancia en el campamento, además de ser un periodo divertido en el que tu hijo puede entrar en contacto con otros pequeños y aprender a ser más autónomo y responsable, debe servir también para favorecer su crecimiento y adquirir nuevos conocimientos, combinando diversión con educación.

La información que facilite cada centro puede ayudarnos a los padres a hacernos una idea general de las características principales de cada campamento. Pero si queremos una información más detallada es recomendable que, si tenemos opción, visitemos las instalaciones con que cuenta. Así podremos hacernos una idea más clara de su ubicación y de los servicios que ofrece. De igual modo, debemos aprovechar la oportunidad para conocer otros aspectos no menos importantes como son las medidas de seguridad que ofrece el centro y el personal que va a estar a cargo de nuestros hijos.

Pero en la decisión final no solo deben entrar en juego nuestras predilecciones como padres, también es importante la opinión del niño. Tener en cuenta sus gustos y aficiones es, en ocasiones, determinante para que se adapte e integre en el campamento y pueda disfrutar de las actividades que le ofrece, sacándoles el máximo partido. Por eso es recomendable analizar todas las opciones junto a él, y ver cuál satisface tanto nuestras necesidades como las suyas:

Para los niños más intrépidos, son ideales los campamentos multiaventura en los que los pequeños establecen un vínculo muy estrecho con la Naturaleza.

Si tu hijo es muy creativo y lo que realmente le gusta es la música, la pintura o la cerámica, existen multitud de posibles destinos centrados en los talleres de manualidades y la expresión artística.

Para los niños con facilidad para los idiomas o que quieran mejorar su nivel, los campamentos bilingües serán la mejor opción, ya que en ellos se combinan las clases con los deportes y las actividades al aire libre, haciendo del aprendizaje una tarea divertida.

Pero recuerda que la mejor opción no es aquella que opta por unas actividades en vez de por otras, por un destino en vez de otro, sino aquella que se toma en familia.  Aquella que genera felicidad en el niño y tranquilidad en los padres.

¡Consulta nuestro Especial Campamentos!

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *