Obesidad, pandemia de este siglo, también en España

Recuerdo cuando yo tenía 11 años, la edad de mi segundo hijo. Mi rutina era muy sencilla, iba al colegio por la mañana y me pasaba la tarde jugando con otros niños, haciendo algún deporte y al aire libre.  Sí, es verdad, tenía alguna clase extraescolar, como inglés, pero poco más. No tenía deberes, al menos no los recuerdo. ¡Era feliz! En mi casa se comería seguramente lo mismo que en otras, se comía sano. Las calorías y el tipo de alimento no eran tema de preocupación.

Hoy en día, los hábitos han cambiado mucho. El ritmo de vida se ha vuelto frenético y exigimos demasiado a nuestros hijos por lo que no les queda tiempo para el juego libre. La tecnología ha irrumpido reduciendo drásticamente la actividad física y si a esto le sumamos la mala alimentación, tenemos como resultado la pandemia que está marcando este siglo, la obesidad.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), España se ha convertido en el país con mayor prevalencia de obesidad infantil en toda Europa, con un crecimiento más rápido que el de Estados Unidos en los últimos veinte años, pasando del 30% al 65% de tasa de obesidad infantil.

Como queremos dar lo mejor a nuestros hijos, en esta revista os proponemos muchas ideas para aprender a mejorar los hábitos saludables en familia. Hemos querido incidir en la importancia de educar y enseñar a los niños la necesidad de seguir una buena alimentación y acompañarla de una buena dosis de ejercicio físico. Atención padres: es totalmente necesario que limitemos el tiempo de ocio que nuestros hijos pasan frente a pantallas (¡una media de 6 horas diarias!) y potenciemos la actividad física. 

Respecto a consejos de nutrición, no puedo dejar de recalcar la importancia de las comidas en familia, sentados en una mesa, mirándonos a los ojos, sin ninguna pantalla distrayéndonos de la comida que estamos probando y cortando la conversación. Aprovechemos estos momentos para hablar y comunicarnos con nuestros hijos, que sea un momento placentero. Dales a probar nuevos alimentos, que sean los alimentos que todos comen, no conviertas la comida en un premio o un castigo y sé firme en la importancia que tiene comer sano y no picar entre horas.

La ingesta de calorías se compensa con el gasto de las mismas por lo que es necesario estar activos para no tener sobrepeso. El deporte en familia es un buen hábito que hace que los momentos compartidos sean divertidos para todos y, además, ¡refuerzan nuestra salud! Prueba montar en bici, patinar, tenis, natación, yoga, lo que más te guste y puedas hacer con tus hijos. Si los deportes no te convencen muco, simplemente id a pasear o bajad al parque con un balón. Si no se os ocurre nada, preguntad a vuestros hijos. El mío sugeriría, polis y cacos, pilla-pilla o carreras.

Sí, los niños tienen mucha energía y si les ofrecemos un entorno para jugar y correr junto con otros niños o nosotros mismos, os aseguro que lo harán. Esta actividad física es imprescindible para su desarrollo físico-emocional. En la misma línea,os animo a que escojáis destinos vacacionales de turismo activo, la oferta es cada vez mayor y, además de contribuir a reducir el sedentarismo e inculcar buenos hábitos a vuestros hijos, disfrutaréis de momentos inolvidables en familia que os unirán para siempre.

 

 

Nora-Kurtin2Nora Kurtin

Fundadora de Sapos y Princesas

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *