La lectura, hábito que incorporar y ejemplo para seguir

Me veo identificada con el 94% de los padres* que considera que la lectura es imprescindible en la educación de los niños. Pero, ¿qué hacer para que se conviertan en ávidos lectores?

Los expertos apuntan que uno de los principales aspectos es dedicar tiempo a la lectura. Para ello, es recomendable que desde muy temprana edad creemos un espacio propio para leer, un horario, un tiempo incorporado a la rutina y con libros ajustados a la edad de nuestros hijos.

La lectura compite con otros estímulos que captan su atención. Especialmente, cuando se enfrentan con la televisión, los videojuegos y las salidas en familia. Por ello, tiene que ser un momento atractivo y divertido para los niños.

La elección de los libros es importante, no lo dudo, pero considero aún más importante nuestra participación. El mayor estímulo para ellos es nuestra implicación.

Si logramos que “leer un libro”, signifique un momento especial para compartir, donde nuestro foco esté en ellos, sin distracciones de teléfonos, ni otras tareas, tendremos la mitad del camino recorrido.

Como en tantas otras áreas, en nosotros buscarán el ejemplo. Es importante que nos vean leer, y así cuando sean más mayores, y dejemos de leer juntos, habrán incorporado el gusto por la lectura. Si nos ven leer, nos imitarán.

Os propongo un plan, una tarde leyendo al lado de nuestros hijos, compartiendo en el sofá ese momento de viaje imaginario al que nos llevan los libros. Pruébalo, vendrán muchas tardes más.

 

 

Nora-Kurtin2Nora Kurtin

Fundadora de Sapos y Princesas

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *