Este año, nos cuidamos todos

Con el nuevo año llegan los nuevos propósitos. Desde ‘Sapos y Princesas’ queremos proponeros uno que implica a toda la familia. Probablemente como adultos nos los hemos planteados en repetidas ocasiones, pero esta vez es para todos: cambiar a una vida más sana.

Según el estudio Aladino, de Prevalencia de Obesidad Infantil, en España un 30,4% de niños de 6 a 9 años tiene sobrepeso, demostrando que el exceso de peso es un problema de salud muy extendida en la infancia.

Este estudio hace también hincapié en que el 50% de los niños pasan 3 o más horas delante del ordenador, la televisión o la videoconsola. Como consecuencia, el sobrepeso combinado con el sedentarismo y la inadecuada alimentación, entre otras variables, comienzan a gestar en la infancia enfermedades que pueden arrastrarse hasta la edad adulta.

Como padres sabemos que es más fácil inculcar hábitos saludables en edades tempranas que eliminar malas costumbres en la etapa adulta. Es necesario educar con el ejemplo y combinar dos hábitos muy sanos: alimentarnos adecuadamente y practicar deportes.

Por un lado, debemos realizar una dieta sana que incluya proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales, con cinco comidas al día tomándolas en horarios regulares y en pequeñas cantidades.

Esta alimentación variada y equilibrada será vital para que nuestro cuerpo tenga todos los nutrientes necesarios para poder llevar a cabo  cualquier ejercicio físico.

Del mismo modo que los adultos, los niños deben encontrar y practicar un deporte que les guste. Al principio puedes costar iniciarse en él y seguir el ritmo, pero si el niño cuenta con el apoyo, la determinación y la seguridad de los padres, será muchos más fácil. Más aún, si nosotros practicamos el mismo deporte que nuestros hijos.

El ejercicio físico combate la obesidad y es muy importante para el correcto desarrollo de un niño, tanto físico, como psicológico y social: lo ayuda a comunicarse con los demás y a relacionarse con el entorno, aumenta su autoestima y proporciona experiencias agradables y divertidas.

El objetivo fundamental es lograr que el niño adopte como costumbre un modo de vida saludable que aprenderá desde el núcleo familiar.

Ejercitar cuerpo y mente desde la infancia será el mejor seguro de vida de nuestros hijos para su futuro.

 

 

 

Nora-Kurtin2Nora Kurtin

Fundadora de Sapos y Princesas

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *