Campamentos, ¡cuenta con ellos!

campamentos-cuenta-con-ellos

En los últimos años hemos visto cómo ha proliferado la oferta de campamentos para nuestros hijos. Los hay para todas las edades, gustos y preferencias, algo que ha aumentado nuestras probabilidades de éxito a la hora de tomar la decisión adecuada.

Campamentos ecológicos, de idiomas (la gran mayoría en inglés), cultura, música, artísticos, aventura, multideporte o especializados en su deporte favorito (hípica, surf, vela, fútbol…) y la más recurrida modalidad: el campamento urbano o de día. Este tipo de campamentos es una buena forma de compatibilizar los horarios de padres e hijos en los meses de vacaciones. En cuanto a la integración, cada vez es más común que los campamentos reserven plazas para niños con algún tipo de necesidad especial. De modo que no hay excusa, hay un campamento adecuado para todos y cada uno de nuestros hijos, solo tenemos que buscarlo.

Pero ¿qué debemos tener en cuenta al elegir el campamento idóneo para nuestros hijos? Para Raquel Reyes, psicóloga y terapeuta de familia “es fundamental considerar la edad y madurez de nuestro hijo ya que las necesidades de un niño de 3 años no son las mismas que las de uno de 5, ni las destrezas físicas y psíquicas que hayan adquirido dos niños de la misma edad son iguales”.

En ese sentido, “claramente un niño de 3 puede tener mayor angustia en la separación de sus padres que otros niños de mayor edad. A partir de los 5-6 años tienen más armados estos aspectos pero son los padres y los educadores los que mejor conocen la  evolución de cada niño”, apunta Reyes.

También debemos tener en cuenta sus preferencias antes que las nuestras. Como hemos visto, la variedad de campamentos es enorme, así que “merece la pena invertir tiempo en buscar un campamento más afín con el niño, donde se pueda sentir más a gusto y que pueda ajustarse a las necesidades económicas y de horario de la familia”. El dar la palabra al niño y poder hablar también de las limitaciones que puedan existir “es fundamental de cara a poder expresar sus gustos y sus temores, no sólo en el momento de la elección del campamento sino también para abrir esta comunicación durante la duración del mismo.”

Existe la creencia de que un campamento puede ayudar a un niño introvertido a hacerse más sociable, pero “el campamento por sí mismo no viene a reparar aspectos a desarrollar en la personalidad de un niño –explica la psicóloga-, aunque sí podría facilitar su apertura desde la comunicación entre padres y monitores para poder armar su inserción en el grupo. Esto crearía una mayor base de seguridad en el niño para abrirse con sus pares y disfrutar de la parte lúdica del campamento.”

Es fundamental que seamos conscientes de la importancia de la elección del campamento adecuado, una mala experiencia “podría generar resistencia a volver a acudir a campamentos o lugares y situaciones que le supongan una separación de la familia”, asegura. Por eso “merece la pena tomarse un tiempo para elaborar la decisión conjuntamente con ellos y valorar en cada caso la conveniencia del mismo”.

No debemos forzar a nuestro hijo a viajar o acudir a un campamento que requiera dormir allí, si él no se encuentra totalmente dispuesto. Existe una gran oferta de campamentos urbanos con diversidad de horarios y precios que, haciendo un pequeño esfuerzo, seguro que podremos ajustar a nuestro horario laboral. Aunque, en cualquier caso, “habrá que poder indagar y escuchar los motivos del niño por los que no quiera ir y si creemos que no está preparado, no debemos forzarlo”, sentencia Reyes.

Campamentos niños

Nuestros consejos

- Nos puede ayudar visitar el lugar y hablar con los monitores junto a nuestro hijo, porque esta situación puede acercar tanto a los padres como a los niños a la realidad que van a vivir.

- El sentir que el niño se queda en un entorno seguro será fundamental, pudiendo preguntar acerca de la seguridad en las instalaciones, así como conocer que esté seguido física y emocionalmente en las horas de duración del mismo.

- La experiencia y trayectoria de los organizadores del campamento también nos pueden dar muchas claves.

- Si nuestro hijo tiene dificultadees para abrirse al grupo, seguro que acudirá más animado si acude acompañado de un amigo o familiar.

- Los niños necesitan seguridad así que también les puede dar confianza acudir a un campamento en un lugar conocido por ellos o que nosotros conozcamos y les hayamos hablado previamente de él.

- Y recordad, la motivación de los niños a acudir va a ser algo que siempre ayudará a decidir.