“Operación” Vuelta al Cole

comida sana en familia

Según el estudio ALADINO, realizado por la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, el exceso de peso en la población infantil española afecta al 45% de los niños y niñas entre 6 y 9 años de edad.

Para muchas familias, el tener un hijo “rellenito” es señal de salud. Pero en la última Jornada Nacional sobre Obesidad y Factores de Riesgo Cardiovascular, realizada en Madrid, los expertos en nutrición infantil consideran que este concepto está muy equivocado. De hecho, se diagnosticó la obesidad infantil como una enfermedad emergente.

Los peligros de esta enfermedad son muchos. En primer lugar, la obesidad puede suponer en el niño problemas físicos como diabetes tipo II, hipertensión y trastornos hepáticos, que podrían acortar la esperanza de vida en 13 años, y problemas psicológicos como la baja autoestima y la aceptación social.

La solución está en nosotros, los padres, ya que casi todos los factores asociados a la obesidad infantil están relacionados con el estilo de vida. Cambiando algunas costumbres podemos luchar efi cazmente contra este problema. Inculcar a nuestros hijos unos buenos hábitos alimenticios y fomentar su actividad física con deporte, juegos, paseos y excursiones.

Pero tenemos que empezar por nosotros mismos, ya que el riesgo de que tengamos un hijo obeso es casi del 90% si los padres lo son. Los expertos insisten en que los hábitos de los hijos tienen mucho que ver con los de sus padres, y de ahí la necesidad de modifi car nuestras costumbres.

Es un buen momento para empezar a compartir buenos propósitos y hábitos con nuestros hijos y así mejorar nuestra calidad de vida, y la suya.

¡Bienvenida rutina!

Nora Kurtin fundadora de Sapos y Princesas

 

 

Nora Kurtin

Fundadora de Sapos y Princesas