Niños que aún mojan la cama

La enuresis o casos de niños que siguen mojando la cama a partir de los cinco años son un trastorno muy frecuente aunque infradiagnosticado.

Se estima que la enuresis afecta aproximadamente a 1 de cada 5 niños de 5-6 años, lo que supone que en una clase de 20 niños de esa edad, entre 3 y 5 padecen este trastorno, más común en varones.
Existe niños que si no han tenido un tratamiento, entre el 1-3%, de adolescentes y adultos continuan con el problema. Aunque en ocasiones desaparece con la edad de forma espontánea,
A pesar de ello se dan casos en los que ocurre demasiado tarde o no remite sin tratamiento, lo cual suele crear un impacto emocional negativo en el niño y en la familia, unido a  problemas en las relaciones sociales.
Muchas veces los cambios en el estilo de vida de los menores, que en ocasiones les obliga a dormir fuera de casa, han hecho que los padres consulten con más frecuencia por este problema a los pediatras.
Entre las medidas generales que los especialistas aconsejan destacan: la desmitificación del problema, evitar castigos, restringir la ingesta de líquidos antes de ir a dormir e ir al baño antes de acostarse.
Los pediatras consideran que dentro del diagnóstico es fundamental realizar una entrevista para saber de qué tipo de enuresis se trata, valorar su gravedad e impacto (nº de noches mojadas/semana), conocer la actitud del paciente y de los padres y si ha habido antecedentes en la familia.
Los médicos, para conocer la capacidad vesical y otros parámetros, aconsejan que se cumplimente un “diario miccional”, haciendo partícipe al menor. Se le pide que haga de “detective de su vejiga” anotando durante unos días, con/sin ayuda de los padres, el volumen de cada micción desde que se levanta hasta que se acuesta.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *