Atragantamientos infantiles, decálogo y test de asfixia

Los accidentes infantiles por atragantamiento o asfixia son mucho más frecuentes de lo deseable y, por desgracia, en muchos casos con consecuencias trágicas. No todos salen en los medios de comunicación ni son virales en las redes sociales como lo fue la radiografía del niño de 16 meses que se había tragado un llavero de Bob Esponja, por eso, conviene revisar las medidas preventivas para evitar el riesgo de atragantamientos en los más pequeños.

prevencion-atragantamiento-ninos

La Asociación Española de Seguridad Infantil las resume en estos 10 puntos más importantes, iniciando el decálogo con la construcción de un segurómetro (Test de asfixias infantiles) para poder actuar en consecuencia.

  • Construye tu segurómetro y gatea por la casa a la altura del bebé, todos los objetos (o partes si son fácilmente desmontables) que puedas introducir dentro del agujero (3 cm) pueden provocar una asfixia al bebé y por lo tanto debes ubicarlos alejados o en armarios con bloqueo para que no pueda ser accesible al niño.
  • Supervisa al niño durante el momento de la comida. Cuando ingieran bebidas o alimentos evita que jueguen, lloren, rían y no los fuerces a comer. El niño debe estar tranquilo, bien sentado o ligeramente incorporado si es un lactante.
  • Los alimentos deben ser adecuados a su edad, asegúrate que el tamaño sea correcto y una perfecta homogeneización si son triturados o mezclados.
  • Caramelos, frutos secos, trozos grandes de fruta, verdura, carnes, etc., son alimentos que no debes darles ni mantener a su alcance.
  • Si estáis en el automóvil, evita darles de comer o beber mientras circuláis: cualquier movimiento brusco puede provocar un atragantamiento al que debemos sumar el riesgo de accidente por desviar la atención de la conducción hacia el bebé.
  • Asegúrate que todos los juguetes son adecuados a su edad (Marcado CE) aquellos que no sean para menores de 36 meses vienen con el símbolo establecido.
  • Especial atención cuando conviven niños de diferentes edades y juguetes para cada uno de ellos, delimita los espacios de juego cuando algún juguete contenga piezas pequeñas o desmontables con riesgo para el bebé.
  • Los productos de puericultura como tetinas o biberones deben estar certificados y con garantías de seguridad, desecha aquellos que no sean de confianza o estén deteriorados y puedan romperse en trozos pequeños.
  • Mantener el orden en las superficies y en el mobiliario accesible al niño, elimina todos aquellos objetos pequeños o desmontables que puedan provocar un atragantamiento.
  • Aprende a realizar técnicas de reanimación, Maniobra de Heimlich y RCP: estos accidentes requieren de un corto espacio de tiempo de reacción, saber como actuar puede salvar la vida de nuestro hijo!
    Descubre cómo actuar cuando un niño se atraganta.

Por M. Ángeles Miranda. Auditora de Seguridad Infantil ®
Vicepresidenta de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil

segurometro-test-de-asfixia

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *