La seguridad en Internet no es un juego de niños

Internet se ha convertido en una herramienta indispensable pero también tiene un lado oscuro, y los menores son los más vulnerables.

La realidad virtual absorbe a nuestros hijos con tal brutalidad que muchos padres ven con miedo o desconfianza el acercamiento de sus pequeños al cibermundo. “Evidentemente no podemos evitar que entren en contacto con la tecnología pero tampoco debemos desaprovechar su potencial como fuente de conocimiento por eso hay que guiarlos en este camino”, explican desde la firma de seguridad informática ESET que ha editado una Guía para padres preocupados por el uso seguro de Internet. “Hay que reconocer que llevar un control exhaustivo de todo lo que hacen nuestros hijos en la red es difícil y, a la vez, poco recomendable porque todas las personas, tengan la edad que tengan, necesitan de su espacio de privacidad y una vigilancia obsesiva podría ser contraproducente”, admiten.

eset

Foto: ESET

Desde la compañía de software de seguridad dan unas directrices a tener en cuenta:

1. Es necesario que tú, como padre o madre, hables con ellos. No importa lo incómodo que te haga sentir. Has de ejercer el papel de referente, conocer las herramientas a las que quieren acceder o las redes sociales que quieren usar.

2. Cuanto antes hables con ellos, mejor. A medida que tu hijo va creciendo, los problemas a los que os podéis enfrentar también. Desde el momento en el que muestra interés por tu tablet o smarphone deberías empezar a explicarle todo lo que sabes sobre seguridad.

3. Dependiendo de la edad tu actitud debe ser diferente:
– Hasta los 10 años: Sé un buen ejemplo para él, acompáñale en sus primeras experiencias en Internet y establece unas condiciones para utilizarlo.
– Desde los 11 a los 14: Es el momento de empezar a utilizar herramientas como ESET Parental Control que permiten bloquear páginas web, establecer límites horarios o incluso juegos. Enséñales a no compartir información que pueda identificarles y hazlo adoptando un diálogo abierto con ellos.
– Desde los 15 a los 18 años: Han de ser conscientes de las buenas prácticas en el uso de Internet y tu has de ser su maestro: enséñale a no compartir contraseñas, a no hacer transacciones financieras sin tu supervisión, a no perseguir ni acosar a sus compañeros por Internet, y establece la confianza necesaria para que, en caso de ser la víctima, acuda a ti en primer instancia.

4. Toma medidas: Como hemos comentado es importante configurar un producto de control parental, usar una solución de seguridad de confianza con herramientas antispam y cortafuegos personal, configurar el uso de https, enseñarle a crear contraseñas fuertes y a usar la autenticación de doble factor, ayudarle a configurar la privacidad de sus redes sociales etc.

Si como padre te has visto desbordado por este alud de información, enciende tus alarmas, tienes que tomar cartas en el asunto. Para enseñar a tu hijo y ser su referente, tienes que predicar con el ejemplo y saber de qué estás hablando. No subestimes a los ciberdelincuentes y haz un buen uso de las herramientas informáticas que tienes a tu alcance para proteger a las personas que más quieres: tus hijos.

Foto principal: ESET

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *