La importancia de la prevención: no seas víctima de la tecnología

En época de desplazamientos, la DGT nos recuerda que hemos de ser prudentes en la carretera, que lo importante es llegar… y volver. Pero no sólo la actitud de los conductores al volante cuenta a la hora de prevenir los accidentes de tráfico. El estado de la carretera, la climatología y el estado general del vehículo son otros factores que han de cuidarse y  que necesitan una puesta a punto para reducir los riesgos.

También podemos distinguir claramente cuáles son los factores que intervienen directamente en el uso de las TIC: el factor humano y el factor tecnológico.

En la fabricación de automóviles se han incorporado infinidad de avances en seguridad activa y pasiva: cinturones de seguridad, airbags, ABS, SRS, chasis que absorben el impacto en caso de colisión y cientos de innovaciones que inciden en la prevención de los accidentes o en la reducción de sus efectos sobre los ocupantes del vehículo o sobre los peatones.

En el uso de las TIC, aún estamos lejos de esos avances; lamentablemente, ni siquiera en los Smartphone de última generación se ha incorporado ninguna medida efectiva que proteja a los menores del acceso a la pornografía, al juego online o a contenidos inapropiados, por poner sólo tres ejemplos; no traen tampoco incorporada una guía para configurar el dispositivo según la edad del usuario, ni indican cómo activar los filtros de seguridad en el navegador o cómo deshabilitar de manera automática la compra de Apps.

Así pues, el mejor filtro de control parental sigues siendo tú: acompaña a tu hij@ en sus primeros contactos con la tecnología, ya sea la TV, los videojuegos o Internet. Guíale y enséñale a distinguir cuáles son los contenidos de calidad y qué contenidos no debe ver, así como le enseñas qué canales de TV y qué películas son las apropiadas a su edad, también has de mentorizar sus pasos por internet y a enseñarle a no descargarse ninguna App sin tu aprobación.

Para que el uso de la tecnología no provoque accidentes, hemos de seguir incidiendo en la importancia de la educación tecnológica y en la prevención: un uso saludable de la tecnología nos abre muchas oportunidades: de aprendizaje, de ocio, de socialización, a solas o en compañía de otros. Su uso irresponsable también provoca víctimas. Prevenir nos ayuda a minimizar los riesgos: ciberbullying, sexting, adicción al juego online…Todos somos responsables de su buen uso para no perjudicar la salud ni la reputación digital de los demás…ni la nuestra.

Algunos consejos para que tus hijos no sean víctimas de la tecnología:

  • No utilices la tecnología para perjudicar a nadie: Si acosas o insultas online, además de un posible daño psicológico a tu víctima, puedes enfrentarte a penas de prisión. Los delitos online son perseguidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
  • Si difundes fotos propias en situaciones inadecuadas, tu reputación online puede resultar perjudicada, lo que puede afectar gravemente a tus posibilidades laborales o académicas.
  • No compartas nunca de manera pública información personal que pueda ponerte en peligro o exponerte al acoso de los predadores: números de teléfonos, dirección de casa o de tu centro de estudios, tu dirección de email, contraseñas, etc.

Si tienes problemas por el uso de la tecnología, podemos ayudarte: contamos con una Red de Expertos (psicólogos, mediadores, abogados especialistas en TIC) que te ayudarán a resolver tus dudas y te ofrecerán ayuda en caso de problemas con la tecnología. Primera consulta gratuita.

Padres 2.0

 

Para cualquier tipo de consulta puedes llamar: (648.072.365)

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *