QUÉ NECESITAMOS:

•Zumo de frutas o batido de diferentes sabores. Probad con zumo de piña o batido de fresa y, si tenéis licuadora, con sandía.
•Un molde para polos.
PREPARACIÓN:
1.Introduce el líquido en el molde para polos y mételo en el congelador durante al menos una hora.
2.Sácalos en el momento de comerlos…¡Qué ricos y fresquitos!

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *