Cupcakes de arándanos

Una de las cosas que más les gusta cocinar a los niños son los pasteles y las galletas, en realidad, todo lo que tenga que ver con repostería les divierte y entretiene muchísimo; a parte de ser cocina, es como estar en una clase de arte tocando barro o pinturas.

Aquí tenéis esta deliciosa receta, ¡manos a la obra!

 

Ingredientes:

225 g de azúcar

100 g de mantequilla a temperatura ambiente

2 huevos tamaño “L”

300 g de harina

1 1/2 cucharadita de bicarbonato de soda

3 1/2 dl de arándanos

2 cucharadas de milk

1/2 vaina de vainilla

 

Material necesario:

Batidora (manual o eléctrica)

Papelitos para cupcakes

Bandeja para cupcakes (opcional)

 

Elaboración:

1. Precalentamos el horno a 175 ºC (350 ºF).

2. Dejamos que los niños mezclen la mantequilla junto con el azúcar hasta que quede una mezcla blanquecina y pringosa. Podéis dejar que lo hagan con las manos, presionando fuerte entre los dedos, si queréis podéis acabar de mezclar con unas varillas o si tenéis batidora de repostería podéis utilizar la pala.

3. Añadimos los huevos y los batimos durante unos 2-3 minutos, ahora ya no utilizamos las manos, sería demasiado pringoso. Podemos dejar que los niños cojan las varillas y sean ellos quienes batan.

4. Mezclamos la harina y el bicarbonato de soda en otro bol y reservamos.

5. Machacamos los arándanos con un tenedor y se los añadimos junto con la harina a la mezcla de la mantequilla.

6. Sacamos las semillas de la vaina de vainilla con la ayuda de la punta de un cuchillo y las añadimos a la mezcla. Seguimos batiendo hasta que quede suave.

7. Dividimos en 12 papelitos para cupcakes (nunca los debemos llenar más de 2/3 partes) y horneamos durante unos 20-22 minutos, comprobamos si están hechos introduciendo un palillo o cuchillo en un cupcake, si el cuchillo o palillo salen limpios y secos es que ya están listos. Si salen húmedos, volveremos a comprobar al cabo de 1 minutos.

8. Los dejamos enfriar sobre la base durante 7 minutos y luego los pasamos a la rejilla para que se acaben de enfriar.

9. Nunca decoraremos un cupcake hasta que esté completamente enfriado, pues sino, la decoración (hecha de mantequilla) se nos derritiría.

 

¡Y ahora a disfrutarlos!

También te puede interesar:

1 comentario

  1. Pingback:¡Preparad la maleta! | Viajar con niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *