La llegada de un bebé a una casa con perro

La llegada de un nuevo miembro a la familia no tiene por qué suponer una preocupación si se tiene mascota. Basta con tomar varias precauciones para garantizar una buena convivencia entre el perro y el futuro bebé.

El animal debe ir acostumbrándose a las nuevas reglas durante los 9 meses antes de que nazca el niño y adaptarse a los cambios que se están produciendo. De esta manera, no asociará dichas normas a la llegada del recién nacido. Estas son algunas de las pautas que es recomendable seguir:

  • La mascota debe conocer la nueva habitación y los elementos que se encuentran en ella, como la cuna.
  • Cuando el bebé nazca, es bueno que alguien de confianza para el perro lleve a casa pañales o ropa usada para que éste vaya familiarizándose con el olor.
  • Al volver del hospital debemos presentarlos. Podemos ir acercando al niño o dejarlo en el suelo con la intención de que el perro lo olfatee y termine aceptándolo como parte del grupo. Tras esto, debemos hacer que se adapte a los nuevos horarios de comidas, sueño, etc.
  • Nuestro perro puede convertirse en un gran amigo para el niño. Sin embargo, no se les debe dejar nunca solos y sin vigilancia.
  • Es fundamental dedicar atención al animal cuando se está con el bebé. Así sabrá que la presencia de este último es buena para él.

Se trata de habituar a la mascota con la mayor naturalidad posible, con mucho cariño y paciencia.

                                                                                                                                                   

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *