Calmar al bebé: Ideas para que deje de llorar

Lloramos de pena, alegría, incomodidad… desde que nacemos lloramos para expresar cómo nos sentimos. Por este motivo, hemos reunido algunos trucos para descifrar el lenguaje del bebé.

Hambre
Llorará de forma desesperada en un tono alto y buscará algo que comer con la boca. Es importante tener en cuenta la intensidad y si han pasado más de dos horas desde la última toma.

Cansancio
Cuando el bebé llora por cansancio, puede tener los ojos hinchados y frotárselos con las manos. Su llanto será intermitente y la respiración entrecortada. En este caso, podemos probar a envolver al bebé en una manta, para que duerma mejor ya que se encontrará recogido y más seguro. También, podemos cantar una nana o poner música tranquila para ayudarle a conciliar el sueño.

Aburrimiento
El grito no es tan alto como en los casos anteriores, ya que lo que busca es atención. El bebé puede que gire la cabeza sin buscar a los padres. En este caso, es conveniente no tener una respuesta inmediata, y así ayudarle a eliminar su necesidad de atención y aprenda a autocalmarse.

Incomodidad
Si el bebé emite sonidos entrecortados y mueve las manos, probablemente sea porque algo le molesta y se siente incómodo. En ese caso, debemos hacer lo posible por encontrar las causas de esa incomodidad, revisando que tenga bien puesto el pañal, que no tenga pliegues en la ropa o que la luz y los sonidos ambientales sean adecuados.

Dolor
Cuando el bebé siente dolor, veremos que se tensa, arqueando la espalda, golpeando con los puños cerrados y emitiendo un gemido. Debemos actuar rápidamente para intentar detectar qué le duele.

Cólicos
Es una de las causas más comunes de llantos continuados en los tres primeros meses de vida. Se identifican por llantos prolongados durante más de tres horas. No hay ninguna causa determinada pero os damos pistas sobre cómo aliviar al bebé. Envolviéndolo en una mantita, sosteniéndolo sobre el antebrazo de lado o boca abajo, susurrándole mientras lo balanceamos rítmicamente podemos lograr algo de alivio. También funciona ofrecerle el pecho o el chupete para que succione y se tranquilice. El bebé se sentirá mucho mejor.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *