Ahorra en vacaciones sin renunciar a la diversión

Se acerca el momento, ¡llegan las ansiadas vacaciones! El periodo más deseado del año nos permite descansar y disfrutar de nuestras familias y amigos, pero también resiente (y mucho) nuestro bolsillo. Por eso, en Sapos y Princesas os hemos preparado algunas ideas para que cuidéis vuestra economía sin dejar de divertiros; porque, aunque las vacaciones son el periodo perfecto para darse algunos caprichos, podemos pasar unos fantásticos días en familia sin gastar demasiado. Al fin y al cabo, los recuerdos más entrañables no nos los da el dinero, sino los momentos de diversión todos juntos.

Lo primero que decidimos a la hora de marcharnos de vacaciones es el destino. Ha de ser un lugar cómodo, con facilidades para ir en familia y entretenimiento para todas las edades, para que así, mayores y pequeños podamos disfrutar por igual. Reservar con antelación siempre puede asegurarnos un pequeño ahorro en nuestras vacaciones, además de que los lugares buenos y baratos siempre se llenan pronto… Lógicamente ya no estáis a tiempo de eso, pero sí de valorar la opción de posponer una parte de las vacaciones a otra época del año en la que, sobre todo, los vuelos sean más asequibles. A veces, no es necesario marcharse demasiado lejos; podemos empezar por ahorrar combustible eligiendo destinos vacacionales próximos a nuestro lugar de residencia, ya que, muchas veces, lo que tenemos más cerca es lo más desconocido.

Si tenéis la gran suerte de tener casa en un pueblo, no podéis desaprovechar la oportunidad de pasar unos días allí. Es económico, cercano, y los niños van a disfrutar como nunca de un entorno natural y seguro en el que jugar hasta caer rendidos. Además, podéis hacer juntos muchas actividades diferentes: excursiones a ciudades de los alrededores, pasar un día en el bosque o río más cercano, disfrutar de un picnic campestre con juegos en familia… Y si queréis que vuestros hijos recuerden siempre este viaje y sus orígenes, preparadles una visita al propio pueblo contándoles todas sus historias: mitos, leyendas, e incluso como os divertíais vosotros allí de pequeños ¡Un destino con un sinfín de planes muy económicos y sobre todo inolvidables!

Si buscáis un destino de sol y playa, nada mejor que optar por alquilar un apartamento para controlar nuestros gastos. Suele ser más económico que un hotel y nos permite cocinar a nosotros mismos las comidas y cenas. Sólo en desayunos, una familia puede ahorrarse unos 15-20€ al día. Además, así podemos llevar nuestro propio horario sin tener que ajustarnos a los del hotel. Los días que no os apetezca cocinar, buscad restaurantes con ofertas para niños, menú infantil, o incluso pedid un menú de adulto para dos niños. Esto os permitirá, además de ahorrar, salir un poco de la escasa variedad de los menús infantiles. Imprescindible hacerse con una buena nevera portátil para pasar largas jornadas de playa con bebida y comida fresquita.

vacaciones-familia-campo

Otra opción muy económica son los cámpings. Los niños estarán encantados de estar en contacto con la naturaleza, y muchos de ellos tienen equipos de animación e instalaciones muy buenas para que se lo pasen en grande. Además, es una opción que se encuentra en todo tipo de destinos: playa, campo, montaña…

La alternativa más novedosa es el intercambio de casas, una opción muy común fuera de nuestras fronteras, que consiste en un acuerdo voluntario entre particulares para cederse mutua, temporal y normalmente de forma simultanea sus vivienda. Según muchos de sus usuarios, a través del intercambio se abre para la  familia la posibilidad de vivenciar como es la vida cotidiana en otros barrios, otros países y/o de practicar idiomas. Tenemos que tener en cuenta que jugamos con la ventaja de que el nuestro es uno de los países del mundo con mayor demanda. Tal vez podéis comenzar la experiencia del intercambio con amigos, familiares o conocidos; pero si esto ese os queda corto, existen agencias especializadas en esta práctica, con amplias garantías de seguridad y buenas referencias. Os recomendamos la web www.airbnb.es, una de las más populares en este tipo de alojamiento.

Una vez en nuestro destino, hemos de utilizar truquitos para gastar lo menos posible:

  • Dadles a los niños un dinero determinado para sus gastos. Os evitará estar comprándoles cosas todos los días, y sobre todo, les enseñará a gestionar su propio dinero para sus caprichos.
  • Prescindid de los souvenirs. Si os apetece llevar un regalo a vuestros amigos o familiares, podéis optar por algo creado durante las vacaciones por vuestros hijos: una foto de las vacaciones con un marco hecho por ellos, una figura con elementos de la naturaleza… ¡Seguro que se os ocurren miles de ideas sin gastar ni un euro!
  • Aprovechad descuentos y cupones para las actividades que queráis llevar a cabo: entradas a parques temáticos o de atracciones, restaurantes, alquiler de vehículos… Hay un sinfín de posibilidades para obtener precios más económicos y ahorrar dinerito que casi siempre pasan por la compra on-line, de ese modo también os ahorraréis alguna que otra cola.

Como veis, no es necesario arruinarse para disfrutar de unas vacaciones llenas de diversión porque lo más importante es estar en compañía de los que más quieres. Así que, haced las maletas y ¡Felices vacaciones!

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *