Con la vuelta a las aulas, el debate sobre los deberes se reabre de nuevo.  Y es que los expertos ya vienen avisando desde hace tiempo sobre la necesidad de un cambio de paradigma educativo.

Los deberes son un eje clave de las estrategias de control del alumnado en el sistema educativo tradicional, un sistema diseñado para el siglo XIX que ya ha quedado obsoleto. Los deberes se caracterizan por actividades y fichas mecánicas y repetitivas que se mandan a todos los niños por igual, que compiten entre asignaturas y que no solo alargan en más de dos horas el trabajo diario que los niños tienen que realizar en casa, sino que además carecen de creatividad y utilidad pedagógica, aumentan las desigualdades y la frustración así como  fomentan la pérdida de la pasión por aprender.

Como defiende María Acaso, Directora de la Escuela de Educación Disruptivalos deberes deberían desaparecer. Y en su lugar, realizarían ‘actividades en casa’ que dejen tiempo para jugar y el tiempo libre, que sean divertidas, placenteras y lúdicas fomentando la curiosidad , la creatividad, que estimulen la búsqueda de información, el trabajo en equipo, la lectura y reflexión. Tenemos que tener claro que, cuando a un niño le divierte y le apasiona algo, es capaz de prestar atención, dedicarle tiempo y aprender.

Por ello el concepto tradicional de ‘deberes’ no solo se tiene que racionalizar, debido a su  uso abusivo en  muchas aulas, sino que lo ideal sería eliminarlo y sustituirlo por un concepto diferente, propio de un nuevo modelo pedagógico.

Actualmente, el tiempo que los niños y padres dedican a hacer deberes (ya que en muchos casos son los padres los que terminan por hacerlos. Este es otro tema que merece dedicarle otro post), es tiempo que los niños NO dedican a jugar, a divertirse, a participar de la sociedad, al aburrimiento positivo, a la vida familiar, etc. reduciendo escenarios y oportunidades de aprendizajes y experiencias.

¿Qué podemos hacer los padres y madres para evitar un exceso de deberes y fomentar el cambio hacia una educación mejor?

  • Desde La Pedagogía Blanca, nos explican muy bien cómo actuar ante el profesor y el centro educativo, en caso de que nuestros hijos sufran deberes abusivos. En el siguiente enlace “ Deberes Abusivos, ¿qué hacer? ” encontráis las claves.
  •  Nuestra sociedad está muy familiarizada con el concepto tradicional de ‘deberes’ y lo que éstos conllevan. Aún hay profesores y familias que sostienen que son necesarios para crear un hábito de estudio, para aprender y fomentar la responsabilidad y disciplina. Sin embargo las investigaciones lo desmienten, y es importante que la sociedad entienda lo perjudiciales que son para el aprendizaje , la convivencia familiar y el derecho de los niños al juego y tiempo libre.

Por ello os propongo el libro de Alfie Kohn, experto en educación reconocido internacionalmente y comprometido con la renovación pedagógica, “El mito de los deberes” y su página web El mito de los deberes donde encontraréis información rigurosa  de gran utilidad.

Súmate al cambio hacia una educación mejor. Una revolución educativa a la que podemos apoyar desde casa, con una nueva actitud pedagógica. ¡Ánimo, entre todos podemos conseguirlo!

Por Indira Retuerto García

 

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *