Furious Monkey House, una banda de rock compuesta por niños

En los últimos años algo muy especial está surgiendo entre los niños y el rock. Algo que va más allá del flechazo o del rollo de verano y que apunta más bien a un amor correspondido, a una relación bidireccional y para toda la vida. Por un lado, cada vez son más niños los que se interesan por este género musical, seguramente influidos por sus padres, pero a la vez, y, posiblemente, fruto de ello, se están consolidando no solo grupos de rock dirigidos al público familiar, sino bandas de niños y adolescentes con interesantes propuestas y aportaciones a la escena musical española.

Run es el nombre del disco debut de Furious Monkey House, un grupo de Pontevedra que ha dejado a todo el mundo que lo ha escuchado boquiabierto. Un álbum que suena fresco pero con aires de rock noventero. Hasta aquí todo normal, si no fuera porque los miembros de este grupo lo forman niños de entre 11 y 14 años.

Mariña (voz), Carlota (batería), Amaya (teclista), Irene (guitarra) y Manu (guitarra) protagonizan esta increíble aventura que viven de la mano de un Mono Loco, Gonzalo Maceira, su profesor de música, que confió en ellos y en esta iniciativa desde el principio.

“Todos los proyectos educativos que hago los intento reforzar, siempre intento darles una vuelta de tuerca para que vayan a más, desde el colegio en el que trabajo, hasta en la escuela donde imparto clases particulares. Con los chavales de Furious, como eran alumnos míos particulares, quería motivarlos haciendo algo más, quería que aprendieran a tocar un instrumento desarrollando a la vez su propia creatividad”. Después de una maqueta y un videoclip alcanzaron los objetivos establecidos y entre risas y buenos ratos surgió la idea de grabar un disco, tomando como referencia una maqueta que habían hecho con cinco temas.

furious_monkey

Irene cuenta cómo sin pensarlo acabó en este proyecto: “Nunca pensé que me dedicaría a la música y, mucho menos, llegar a aquí. Yo me metí en clases con Mono para pasar el rato y para aprender a tocar un poco el piano”.

Su primer disco decidieron que lo iban a grabar en Londres, en los míticos estudios de Abbey Road, donde The Beatles, Pink Floyd, Oasis o Red Hot Chili Peppers grabaron grandes éxitos de la historia musical. “Yo suelo trabajar en estudios de grabación con grupos y, al final, una de las experiencias más bonitas es cuando te marchas a grabar fuera, te empapas de lo que te rodea, llegas a casa y sigues hablando de música. Es todo música, por eso quería que vivieran esa experiencia”, cuenta Mono. Para Irene también fue una oportunidad y una vivencia increíbles: “¡Pensar que allí grabaron grandes músicos y que nosotros íbamos a hacerlo en ese mismo sitio!”

Animados también por los grupos que rodearon a su profesor desde pequeño –Pixies, Nirvana o The Cardigans-, Mono puntualiza que “todo influye, todos hemos sido ‘culpables’, incluso ellos mismos investigan y buscan su propio estilo”.

Inevitable es la pregunta, ¿con qué grupo os gustaría compartir escenario?

Mono: Si pudiera escoger me gustaría compartir escenario con los Pixies, me volvería loco, pero hay un grupo que siempre se repite mucho en nuestras conversaciones y son los Foo Fighters, sería una pasada.

Irene: Me gustaría tocar con Coldplay y con los Red Hot Chili Peppers.

De momento no serán ellos, pero este mismo verano ya comparten cartel con Los enemigos o 091, el 24 de junio en el Festival Cultura Quente y con Bunbury, Love of Lesbian o The Undertones en el PortAmérica el 16 de julio.

Un grupo que llega pisando fuerte y que cada semana amplía su agenda de bolos estivales. “Espero un verano muy ajetreado, pero muy divertido porque siempre que estamos juntos nos lo pasamos muy bien”, concluye Irene.

Déborah Casillas

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *