Educar a nuestros hijos, un reto permanente

Muchos padres y madres solemos decir que educar a nuestros hijos es el mayor reto al que nos hemos enfrentado. Se trata de una aventura emocionante, maravillosa, que nos llena de responsabilidad e implica aprender continuamente a superar dificultades, resolver problemas y conflictos y buscar la manera de hacer que nuestros hijos sean buenas personas y felices.

Conscientes de esta realidad y de que a los padres y las madres nos encantan los retos, en Gestionando Hijos han sistematizado diez grandes retos que padres y madres tenemos ante nosotros en la educación de nuestros hijos e hijas. A muchos de nosotros nos dan la respuesta en Barcelona, en su segundo encuentro que celebrarán el 3 y el 4 de julio con ponentes de gran nivel. Los 10 grandes retos educativos, según Gestionando Hijos, son:

  • EDUCAR en valores para que nuestros hijos sean ciudadanos responsables y comprometidos socialmente. Hacerlo desde el ejemplo, la coherencia y  sentido común.
  • EDUCAR  para la felicidad, para también así poder hacer felices a los demás. Lograr interiorizar  el amor  a la vida, educar en el espíritu positivo, en la búsqueda de soluciones. Transmitir y convencerles  de que la felicidad llega desde el esfuerzo, y sabiendo resistir a  la frustración.  Ayudarles a crecer desde las adversidades en un mundo de cambio constante y sí fomentar el espíritu de superación.
  • EDUCAR  para que descubran su identidad, que alcancen la autonomía, se sientan y sean personas competentes . Desarrollando una sólida autoestima, evitando la sobreprotección, aceptando y aprovechando sus diferencias. Ayudarles a desarrollar el pensamiento crítico. Nunca olvidar que cada hijo, cada persona somos “únicos”.
  • EDUCAR para cultivar el talento, descubrir y desarrollar sus dones y aptitudes. Ayudarles a buscar su elemento (su propio proyecto) fomentando su creatividad y su emprendimiento. Que su talento también esté al servicio de la sociedad, de un mundo más humano.
  • EDUCAR  para promover la inteligencia emocional, la asertividad y la empatía de nuestros hijos. Saber utilizar la comunicación inteligente para generar un ambiente de confianza. Aprender de nuestros hijos fomentando una educación bidireccional y participativa.
  • EDUCAR  para la convivencia, la tolerancia  y para establecer relaciones positivas con los otros en un mundo diverso y global. Aprender a resolver conflictos tanto en la familia, en la escuela y en la sociedad.
  • EDUCAR  al lado de los docentes para ayudar a sacar “la mejor versión de nuestros hijos”. Padres, madres y educadores debemos trabajar en equipo.
  • EDUCAR para vivir en  el nuevo entorno tecnológico de la Sociedad de la Información. Educar para establecer una relación fructífera  y positiva con la tecnología. Enseñar a hacer un buen uso de ella para ampliar horizontes y gestionar de manera adecuada los riesgos (adicción, sobreexposición a las redes sociales, acoso cibernético, multiplicación de estímulos).
  • EDUCAR para fomentar hábitos mentales y de vida saludables, en un entorno de respeto a todos los grupos sociales y al medio ambiente. Aprender a cuidarse.
  • EDUCAR para favorecer la relación del mundo de la empresa con el de la educación. Dos mundos que pueden y deben encontrarse. Ganan ambos, ganamos todos.

 

Para hacer frente a estos retos, nada mejor que utilizar como motor el corazón, la actitud positiva, la inteligencia y la voluntad. Como cualquier gran desafío o dificultad, siempre lo afrontaremos mejor si compartimos, debatimos y reflexionamos. 

Podréis disfrutar de mayor información en las exposiciones del 4 de julio en Barcelona. ¡Conoce ya a los ponentes!

Y la cosa no acaba aquí…

Consigue dos entradas al precio de una y descubre más sobre la adolescencia, esa etapa de los hijos tan temida por los padres.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *