"Las estrellas de la suerte os traerán cosas bonitas"

Miriam Juanes, maestra de educación infantil con formación en Gestalt y licenciada en periodismo, nos habla sobre las “mentiras a peques” en el cole.

  • Como profesor, ¿justificas el uso de mentiras a peques?

Sí, entendiendo que algunas mentiras son para hacer un poco más mágica la vida en la infancia o para aminorar algún daño. Pero no me gusta abusar, porque trato de que los niños se expresen sin miedo y con libertad, y se hagan responsables de lo que dicen, aunque, a veces, sabemos que siendo honestos y francos podemos herir. Pero eso es precisamente, lo que nos hace responsables de verdad: de lo que decimos, expresamos y hacemos.

  • ¿Las utilizas con tus alumnos? ¿Con qué fin? 

Si, las utilizo para eso, para hacer la vida más mágica, o para evitar un dolor innecesario que pueda hacer daño en esta edad tan delicada. A veces, los maestros les contamos cosas como que las estrellas de la suerte les van a traer cosas bonitas durante el día; que existe la magia y que el Mago de los Cuentos está inventado historias para ellos; que la caja de sorpresas cada día tiene algo nuevo… O las grandes mentiras piadosas que utilizamos cuando se nos caen los primeros dientes o con los regalos en Navidad. Por supuesto, les hablo de magia como si de verdad existiera. Y, de alguna manera, todos la creamos al creer en ella.

Sin embargo, si como adultos abusamos de las mentiras, podemos estar dando un ejemplo de que es un recurso válido y esa no es mi intención en ningún caso. Por otra parte, sirve de poco mentirles demasiado, porque los niños lo detectan todo. Tienen un olfato especial para notar lo falso y reconocer lo verdadero.

  • Cuando un niño miente, ¿por qué lo hace?

Los niños suelen mentir para evitar un castigo que temen, por eso no me gusta que entiendan que la mentira les va a servir para salvarse de algo. Les invito siempre a decir la verdad y el premio, aquí, sería no castigarles por eso, pero sí hablar de ello para que tomen conciencia de su responsabilidad. De alguna manera, hacen un ejercicio de valentía diciendo su verdad y sería un error avergonzarles. Entonces, aprenderían que decir la verdad no es bueno si no agrada al adulto.

El otro día, uno de mis alumnos destrozó el trabajo de otro compañero y decía que había sido un superhéroe que había venido a la clase a la hora de comer, o a lo mejor un niño de otro colegio.

Los niños inventan también historias mágicas para asombrar a los compañeros o al adulto o, simplemente, porque su creatividad e imaginación se dispara. Yo nunca censuro en edades tempranas que cuenten historias inverosímiles como que han hablado con Mickey o con su perro. El problema sería cuando esto se convierte en patológico en etapas posteriores, si hay un abuso de mentiras y se confunde la realidad con la ficción. Pero los adultos también lo hacemos.

  • Los niños, ¿utilizan mentirijillas entre ellos?

Sí, podemos decir que vacilan contando historias para presumir, pero no demasiado. En este sentido, son más honestos y menos falsos que los adultos que lo hacen. Por ejemplo, los niños dicen cosas como “te lo regalo” y luego aseguran “yo no te he dicho eso”. Es normal que ellos aprendan a gestionar así sus relaciones. Pero creo que, en este caso, son muy conscientes de que están diciendo una mentira y eligen hacerlo.

  • ¿Te ha creado algún conflicto o contradicción en clase las mentiras a peques que cuentan los padres a sus hijos?

Es un asunto delicado, sobre todo con los padres que son las figuras en las que el niño confía y tiene mucha lealtad. No es justo que les digamos “ahora vengo, vuelvo enseguida” si sabemos que vamos a tardar un fin de semana en volver. Cuando les cuentan de una manera muy light un conflicto familiar como una separación, el niño no entiende nada y sufre, y no puede ni sabe cómo expresarlo en clase. Hay padres que les dicen que papá se va a trabajar a otra casa. Yo siempre les aconsejo que sean honestos y lo hagan francamente, pero con cuidado. En ningún caso sirve mentir, porque si la mentira es grande, el niño lo vive con una gran desconfianza aunque no lo exprese. Los niños son pequeños, pero se merecen un gran respeto.

  • ¿Qué mentirijilla que te hayan dicho agradeces y cuál por el contrario preferirías que no te hubieran dicho?

Creo que todos agradecemos mentiras que nos han hecho más felices o han aliviado un poco nuestro dolor de niño. Por ejemplo, en mi caso, celebro la gran mentira de los regalos en Navidad. Sé que también hay gente que agradeció que les contaran de niños que los que se fueron les cuidaban desde una estrella.

  • En tu vida diaria, ¿qué mentirijilla te ha resultado más útil y a cuál recurres más a menudo?

No suelo mentir. Antes, por ejemplo, ponía excusas e inventaba cualquier cosa para justificar mi impuntualidad crónica. Ahora me atrevo a hacerme responsable de todo. Supongo que muchos decimos también que un regalo nos gusta, cuando alguien lo ha hecho con mucho amor. Pero, sinceramente, creo que las mentiras se detectan, sean piadosas o no. Los niños, como digo, son expertos en hacerlo. Pero, por suerte, ellos quieren creer en la magia y para ellos, la magia existe sin trucos, aunque sea mentira; ésa es la hermosa paradoja.


“No lleva cebolla, cariño, te lo prometo”, “Es pollo, no es pescado”, “No te voy a soltar, tu sigue pedaleando mirando al frente”, “La abuelita nos ve desde esa estrella”, “Cariño este collar de macarrones es el más bonito que me han regalado nunca, lo guardaré para una ocasión muy especial”… Y así hasta el infinito…

Los padres utilizan con frecuencia las mentiras piadosas con sus hijos para evitarles algún sufrimiento innecesario, para hacerles la vida más mágica y la infancia más feliz. También muchas veces evitan con ellas explicaciones y situaciones complejas haciéndoles la vida más fácil a los padres, como lo hace el Nuevo Ford C-MAX, un coche adaptado a las necesidades reales de las familias.
 Sabemos que ser padre ya es bastante complicado, por eso Ford premia a esas familias reales que usan todo el ingenio con sus hijos para hacerles la vida más mágica…

Cuéntanos tus #MentirasaPeques y…
¡Consigue un viaje a PortAventura
para toda la familia en el Nuevo Ford C-MAX!

ford-cmax-video

 

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *