10 mandamientos de seguridad infantil en vacaciones

Otro año más el curso escolar toca a su fin y le decimos adiós a la rutina para darle la bienvenida al verano.

En vacaciones los niños pasan más tiempo en casa, y también salimos de nuestro entorno habitual para disfrutar de unos días en la playa o la piscina, estamos mucho tiempo en el coche… y como consecuencia, durante la época estival aumentan un 20% los accidentes infantiles, por lo que tenemos que equiparnos con una dosis extra de prevención.

Lo primero que tenemos que hacer los padres es borrar de nuestra mente la frase ‘Eso no me va a pasar a mi’, los accidentes ocurren y todos tenemos boletos para que nos toque. No hay que sobreproteger, pero si hay que tener en cuenta que los niños no ven el riesgo y somos los adultos los responsables de su seguridad.

Toma buena nota de estos 10 mandamientos de seguridad infantil en vacaciones que nos trae la Asociación Nacional de Seguridad Infantil.

Automóvil

1. Llevarás a los niños en un SRI (Sistema de Retención Infantil) correctamente instalado y adaptado a su peso y talla

2. Pararás mínimo cada 2 horas y evitarás darle de comer y beber durante el trayecto

No dar nada de comer o beber a un bebé mientras se circula, existe elevado riesgo de atragantamiento, y aunque sea solo un susto, los sustos circulando se pagan caros.

No llevar objetos sueltos dentro del coche, en caso de impacto o frenada brusca la fuerza que ejerce los convierte en proyectiles.

3. NUNCA dejarás a un niño solo dentro del coche

Destino de vacaciones

4. Evaluarás los riesgos en tu destino de vacaciones con ‘ojos de niño’ y adoptarás las medidas de prevención necesarias para evitar accidentes infantiles

Al llegar a nuestro destino de vacaciones (hotel, apartamento, camping, etc.) todo es nuevo para nosotros y para los niños que llevan la curiosidad de forma intrínseca, por ello recomendamos que la inspección del nuevo “hogar ocasional”, la hagamos conjuntamente con los pequeños, y sobre todo que lo observemos como ellos (con ojos de niño), de esta forma nos familiarizamos con el espacio y analizamos posibles riesgos para adaptar soluciones efectivas.

Recordar que la supervisión en estos destinos es primordial, hay accidentes con muy graves consecuencias, como son las caídas desde gran altura.

Playas/Piscinas

5. En la playa o piscina aceptarás las normas de seguridad y nunca dejarás al niño sin supervisión

Lugares de diversión por excelencia, ya sean espacios públicos o privados, NO dejaremos a un niño sin supervisión, y sobre todo no delegar en los socorristas ni en otros niños más mayores, la responsabilidad de su seguridad es nuestra, todos los accidentes con la peor de las consecuencias han ocurrido por un descuido de segundos.

Evitar el uso de flotadores y manguitos en favor de los chalecos salvavidas, el uso de cualquier dispositivo de flotación no exime la vigilancia y supervisión de un adulto responsable.

Vigilar y respetar el estado de las playas, la identificación de las banderas es un buen inicio para inculcar al niño en la cultura preventiva. Si nosotros las respetamos, ellos aprenderán a hacerlo.

Proteger la piel con un factor de protección adecuado y no os fiéis de sombrillas, el sol se va moviendo y los rayos penetran.

Los dispositivos móviles se están convirtiendo en fuente de distracción, actualizar un estado supone un descuido instantáneo, y ya sabemos las consecuencias de un descuido en estos espacios.

Deportes

6. Realizarás actividades acordés a la edad y destreza de los más pequeños

Inculcar a los niños en deportes es salud para toda la familia, pero siempre debemos respetar la edad del menor para su práctica y que éste cuente con todos los elementos de seguridad necesarios para que ese juego no se convierta en pesadilla para todos.

7. Incluirás protecciones de seguridad infantil adecuadas en las actividades deportivas

Bicicletas y otros similares (patinetes, patines, etc.) con casco, ropa reflectante y circulación por los espacios seguros señalizados. No dejéis de compartir estos momentos de diversión familiar para inculcar y educar en seguridad vial. Recordar que la mejor forma de educar a un niño es a través del juego, y que los adultos somos su ejemplo y modelo a seguir, por eso la coordinación de criterios entre lo que digo y hago es tan importante en seguridad vial infantil.

Localización y control

8. Evaluarás los riesgos y adoptarás plan de prevención (supervisión, localización y control) y evacuación en los casos de gran aglomeración de personas

Si un adulto necesita su tiempo para ubicarse en un espacio nuevo, imaginaros a un niño, donde su percepción de las distancias y de los accesos es completamente distinta, perderse y despistarse es sumamente fácil.

Por otro lado, la curiosidad infantil, innata y necesaria para su desarrollo, es una de las responsables de muchas pérdidas en espacios amplios o de gran aglomeración.

Debemos utilizar elementos de localización y control de niños, en grandes espacios y/o con afluencia de público. No perderlos de vista, fijar un punto de encuentro, son medidas imprescindibles que ofrecen seguridad a nosotros, pero sobre todo a ellos, y es que para un niño perderse es una experiencia muy desagradable si no sabe cómo debe actuar.

Además, como adultos debemos ubicar las salidas de emergencia y valorar si el acto o espacio reviste riesgo para los niños o para toda la familia, y poder actuar en consecuencia.

Educación

9. Harás tuya la máxima, ‘El ejemplo no es una manera de educar, es la única manera’: coordinación de criterio entre lo que digo y lo que hago

10. Disfrutarás de tus hijos por encima de todas las redes sociales

Está en nuestra mano no tener que lamentar víctimas evitables este verano ¡Felices vacaciones!

M. Ángeles Miranda
Auditora de Seguridad Infantil
Vicepresidenta de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *