Las bosquescuelas, un nuevo modelo en auge

Muchos niños cambian el uniforme, los libros y los lápices por las deportivas, la naturaleza y los árboles. Un nuevo modelo educativo de enorme éxito en Alemania y el norte de Europa acaba de desembarcar en España. Estamos hablando de las bosquescuelas o escuelas al aire libre, un lugar donde la naturaleza es el aula.

Este modelo está destinado al segundo ciclo de Educación Infantil, es decir a los alumnos entre 3 y 6 años y proporciona una alternativa innovadora para que los más pequeños potencien sus aptitudes así como su sentido innato de pertenencia y respeto a la naturaleza. El sistema educativo español es adaptado a este modelo para que los niños respeten las exigencias que este impone y sea una alternativa pedagógica viable.

Aunque la primera escuela infantil abrió sus puertas en Dinamarca en los años 50, en España se prevé la apertura de este tipo de establecimiento durante los próximos años 2015- 2016 en la sierra de Madrid. El proyecto se ha visto impulsado gracias a la asociación Félix Rodríguez de la Fuente y de Interprende de Philip Bruchner que han ideado ‘Bosquescuela, learning in nature

Estas escuelas cuentan con 3 profesores cada 25 alumnos a los que no se les separa por edades. Las instalaciones tradicionales se eliminan y son sustituidas por la naturaleza y una cabaña por si hace mal tiempo.  Además, combinan talleres de física, música, filosofía… con actividades como correr, saltar, explorar… Esta dinámica se complementa con visitas semanales a museos, bibliotecas… El objetivo es que el niño sea el protagonista de su propio desarrollo.

Este modelo educativo, a pesar de las reticencias que en muchos suscita, proporciona a los alumnos un desarrollo de la empatía, fortalecimiento de la autoestima, desarrollo de la creatividad así como una mayor predisposición para el trabajo en equipo. Los niños se vuelven más independientes y responsables con los deberes.

También afecta a la salud de los más pequeños: su sistema inmunológico, al estar en contacto con la naturaleza, se vuelve más fuerte y caen con menos frecuencia enfermos, sufren menos problemas de obesidad, asma y, finalmente, presentan un mejor desarrollo motor.

Además, los centros de este tipo requieren una inversión y un gasto mucho menor que las tradicionales escuelas. Tan sólo requiere un 20% de la inversión económica de una escuela convencional, carece de instalaciones y materiales didácticos caros y los gastos generados son relativamente bajos ya que la mayor del material didáctico proviene del entorno. Además, las energías renovables son protagonistas en este tipo de instalaciones.

Un modelo que en muchos países se ha convertido en una referencia educativa y que, en España, espera con impaciencia su implantación y su acogida.

También te puede interesar:

2 comentarios

  1. Pingback:Las bosquescuelas, el nuevo modelo de escuela e...

  2. Pingback:Bosquescuelas | Mi Nino Aprende | Scoop.it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *