Acoso escolar, una realidad en la Comunidad Educativa

El pasado jueves, el psicólogo y ex secretario general del Defensor del Menor, José Antonio Luengo, aseguró durante el Foro Servimedia-Comunicación sobre Acoso Escolar, que entre el 5% y el 10% de los menores sufren acoso escolar grave en los centros educativos de toda España.

Durante su intervención en este encuentro, explicó que “el acoso escolar no es un problema escolar, si no social”, pero que se manifiesta en las aulas porque es donde más tiempo pasan los menores. “No se trata de un problema de la escuela o de su organización, sino de una sociedad que durante años ha estado visibilizando que la chulería, la arrogancia y el pasar por encima de los demás, es una manera de estar en la vida que te hace triunfar”.

¿Qué es el acoso escolar?

Empecemos por lo más básico, el acoso o bullying se define como una práctica de conducta cruel o dominante sobre otros, generalmente menores o más débiles. Puede ser de tres formas: Acoso físico (lesiones físicas), acoso verbal (reírse, amenazar, insultar) y acoso social (rechazo, humillación y aislamiento). Se trata de utilizar la violencia de forma destructiva para manifestar el poder.

El acoso no aparece como acontecimiento aislado sino que se prolonga a lo largo del tiempo e incluso puede agravarse, pues el acosador suele estar apoyado por un grupo que aprueba e intensifica su conducta violenta. Las personas cercanas a los participantes pero no implicadas en el hecho, manifiestan, en muchas ocasiones, pasividad, indiferencia o ignorancia reforzando un acto que debería ser erradicado desde el primer intento. El silencio, la impunidad y la minimización de estas situaciones son los principales factores beneficiosos de los acosadores.

El presidente de la Asociación contra el Acoso Escolar Alebrije, Juan Linares, recordó que este problema se ha incrementado con el desarrollo de las redes sociales. Antes un niño que era acosado en el colegio, estaba protegido en su casa o durante sus vacaciones, “pero ahora el acoso le persigue a través de su teléfono allá donde va”. Asimismo, ha insistido en que para solucionar el bullying “tenemos que concienciarnos de que es una realidad, ya que muchas veces es silencioso, pero también silenciado”.

¿Cómo se comportan los acosadores con las víctimas?

  • Provocando el aislamiento en cualquier situación de interacción entre iguales.
  • Usurpando y destruyendo objetos de su propiedad.
  • Insultando o agrediendo con palabras, utilizando burlas o ridiculizando determinadas carencias, defectos o deficiencias de la víctima ante un público objetivo.
  • Coaccionando para obligar a hacer ciertas cosas con amenazas con el fin de llegar a un sometimiento de la voluntad de la víctima.
  • Agrediendo físicamente con golpes o empujones.

Según José Antonio Luengo, el problema se agrava cuando los niños acosados, en algún caso, se vuelven acosadores, “porque reconocen, en ocasiones, que prefieren mil veces los reproches de padres y profesores por portarse mal con otros, que ser el objetivo de todas las críticas”.

¿Qué podemos hacer desde la escuela?

  • Establecer un código de convivencia en el Proyecto Educativo de Centro incluyendo a todos los componentes de la Comunidad Educativa.
  • En el Proyecto Curricular, se debe implementar desde los primeros niveles programas de formación de habilidades sociales y programas específicos de prevención del acoso.
  • Realizar estudios para conocer la estructura de los grupos y detectar perfiles de riesgo.
  • Definir procedimientos en caso de emergencia por medio de una comunicación abierta y fluida entre los distintos miembros y departamentos de la Comunidad Educativa.

 

La problemática del acosador y cómo prevenirla
[Fuente: Comunidad de Madrid]

  • Acentuada tendencia a abusar de su fuerza; mayor identificación con el modelo social basado en el dominio y en la sumisión. Para prevenirlo se deben enseñar valores de igualdad y respeto mutuo.
  • Dificultades para ponerse en el lugar de los demás, falta de empatía o inmadurez en el razonamiento moral. Para evitarlo se tiene que favorecer la capacidad para ponerse en el lugar de los demás, y de coordinar derechos y deberes.
  • Fuerte identificación con una serie de conceptos estrechamente relacionados con el acoso escolar, como los de chivato y cobarde. Debemos impedirlo sustituyendo esos conceptos por alternativas no violentas que permitan detener la violencia, proteger a la víctima y sancionar al agresor, con eficacia y coherencia educativa.
  • Impulsividad, baja tolerancia a la frustración e insuficientes habilidades alternativas a la violencia. Por ello, se deben desarrollar habilidades alternativas eficaces a la violencia y enseñar a rechazarla en todas sus manifestaciones.
  • Dificultades para cumplir las normas y malas relaciones con el profesorado y otras figuras de autoridad. Para prevenirlo hay que incrementar las oportunidades de desarrollar proyectos académicos y vínculos escolares de calidad, así como una participación más activa en las normas de convivencia.
  • Escasa capacidad de autocrítica y ausencia de sentimiento de culpabilidad por el acoso. Si no hay capacidad de autocrítica entonces se debe erradicar situaciones de impunidad, enseñando a asumir su responsabilidad, a reparar el daño originado favoreciendo alternativas a este comportamiento antisocial.
  • Utilización del acoso como una forma destructiva de obtener protagonismo y compensar exclusiones o fracasos anteriores. Los profesores, para evitarlo, deben distribuir las oportunidades de protagonismo académico positivo, favorecer la cohesión del grupo de clase con la integración de todos.
  • Dificultades en el respeto de los límites en la familia. Los padres tienen que enseñar a respetar límites sin caer en el autoritarismo ni en la negligencia.

 

SYP_Inforgrafia_acoso (1)

Por Ana Roa, pedagoga.

También te puede interesar:

1 comentario

  1. Pingback:Acoso escolar, una realidad en la Comunidad Educativa. Colaboración para la revista Sapos y Princesas | Roaeducacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *