Vuelta al cole y a la rutina

Llega septiembre y, con él, el evento más deseado por unos y más temido por otros: la vuelta al cole. Algunos niños esperan con entusiasmo el encuentro con sus amigos, estrenar cuadernos, ser un año más mayores… aunque también ese sentimiento positivo puede mezclarse con nerviosismo y angustia por lo desconocido: “¿cómo será el cole nuevo? ¿podré aprender todo? ¿me darán mucha tarea? ¿sacaré buenas notas? ¿cómo serán los profesores? ¿tendré mejores amigos?…

Puede parecernos difícil ayudarles en esta área donde no tenemos influencia directa, pero una buena comunicación con ellos es garantía de éxito.

Una de las claves para que estén más tranquilos, es ayudar a los niños a adelantarse al cambio que se avecina. Por eso resulta muy positivo hablar del inicio de curso, de cuales serán las actividades que se incorporarán a la nueva rutina, y fomentar un espacio de diálogo para que compartan con nosotros sus miedos.

Claro que sus miedos nos van a parecer sin importancia, pero para ellos y la dimensión de su mundo, sí la tiene. Tengamos una actitud positiva a la escucha, y dejemos que nos cuenten cómo se sienten. Sin menospreciar su apertura y sinceridad. Solamente con saber que los estamos escuchando se sentirán más tranquilos. Además, podemos contarles cómo nos sentíamos nosotros cuando éramos pequeños, o recordarles cómo fue el inicio del curso anterior y lo bien que estuvieron al poco tiempo de empezar con el cole.

El cansancio en los niños provoca irritabilidad, por lo que sería muy aconsejable que poco a poco cambien los horarios. Y si habéis tenido la oportunidad de estar más tiempo juntos durante el verano, reservaos unos días para preparar los materiales, libros, y ropa con ellos, así ven que siguen siendo lo principal para nosotros.

Posiblemente hayáis oído hablar de la entrevista que publicaba en Youtube Jeremiah McDonald, el hombre entrevistado por sí mismo cuando tenía 12 años, “A conversation with my 12 year old self”. Os planteo un ejercicio similar para vuestros hijos para este curso, una forma de volver a la rutina con claros objetivos en mente. Pedid a los niños que hagan un listado de preguntas que ellos mismos puedan responder cuando haya terminado el curso, una especie de propósitos de nuevo año pero orientado al colegio. Si conocerán nuevos amigos, cuántos sobresalientes sacarán, si el curso será más fácil o más difícil que el anterior, si hemos pasado más o menos tiempo juntos este curso… También vosotros podríais incluir alguna, y al cabo de los nueve meses de año escolar, sacad el listado (o el video) y responded.

Será una manera original y divertida de empezar el curso ¡A por ello! 

 

 

 

Nora-Kurtin2

Nora Kurtin

Fundadora de Sapos y Princesas

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *